Palpito Digital

José Muñoz Clares

COMUNISTAS INCORRUPTOS

Inventó la pinza el padrecito Anguita en este patio de Monipodio cañí aliándose con el PP, engolfado con fascistas para echar a los socialistas del poder, válgame la Virgen, por ser hallados corruptos metemanos en las perras públicas. Aquella pinza no sirvió, como ahora, para taparse las narices ante sus propias incoherencias insalvables tipo unos y trinos son pero siguen siendo uno, y Dios es Cristo que, como saben, condujo en otro ámbito a que se armara la de Dios.

Corrió el tiempo y, como San Martín para los cerditos, a los comunistas les llegó el santo en forma de tarjetas black. Y picaron como pardillos. José Antonio Moral Santín, señero sovietizante del PC y fundador del Partido Comunista de los Pueblos de España, luego metamorfoseado en IU, se pasó de tueste con su tarjeta por importe de 456.522 euros. Como buen capitalista no puso todos los huevos en el mismo cesto y sacó en cash 366.350 eurillos y el resto se le fue, tontamente, en comilonas en plan sindicatos de clase proletaria premium, como hizo un tal Baquero, secretario de Comunicación de la Federación de Banca de CCOO -nada más apropiado- pero más modesto: 266.433 euros en “viajes, hoteles, restaurantes, joyas y hasta 5.000 en colegios privados”, según nos recuerda la prensa libre de por entonces (OKDiario) pues el resto, la prensa apesebrada, se dedicó a propagar la especie de que a la cárcel sólo iba Rato, al que, sin embargo, acompañaron en el trance varios consejeros del psoe, otros tres de ccoo, dos de ugt –lo dicho, sindicatos de clase, pero clase alta- y dos más de IU. Y esos fueron sólo los que fueron a prisión. Condenados hubo más, incluyendo al padre de Ramón Espinar, otro incorrupto de aquellos indignados comecastas, y veremos cómo queda la cosa cuando acaben las pesquisas sobre el podemos de ayer y hoy y el Ábalos de ayer mismo.

Así que los incorruptos socialcomunistas y los comunistas de cuerpo entero han dado otro uso a la pinza: ya no es desbanca-psoes, como entonces, sino medida sanitaria para evitar los malos tufos que desprenden unos pero no la ahora fiscal Delgado –tufo no, gas Zyklón-, ni los etarras ni los golpistas, ni siquiera el enano corrupto ni los cuatro delincuentes seguidos que eligieron los catalanes para desgobernar su autonomía contra España, que robaba a los pobres de la butifarra. Lo hacen por que no les llegue el tufo a marisco de las fiestas sindicales y las putas de postín que se gastan algunos so capa de decencia secular y tradición de aquel  partido de los cien años de honradez pero ni un segundo más.

Práctica muy peligrosa lo de la pinza, que con las cosas del respirar no se juega. La pinza en la nariz al final hace presa y, harto uno de respirar por la boca, acaba respirando por el culo en desdoro del aliento y quién sabe si de la cabeza entera.

Para ilustrar al lector me remito a un meme que circula por esos mundos wasaperos, según el cual en España están los unos, los otros y los que estamos hasta las cartolas de los unos y de los otros. Ahí hallo. Harto, como la proverbial Marta en la hora de su muerte, que por nadie pase.

Bueno, en algunos casos, sí. Que pase pero sin tufo. Y sin pinza. Que pase sin más, como quien no quiere la cosa. Y ahí lo dejamos, que me enredo.



CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído