Su celda tiene nevera, televisor, microondas, radio e incluso electricidad individual, y no es por casualidad

La historia de «El Finquero»: Fiestones para altos mandos del chavismo y ahora es un preso mimado por Maduro

El hombre detenido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) que se ha ganado con chivatazos el buen trato del régimen

La historia de "El Finquero": Fiestones para altos mandos del chavismo y ahora es un preso mimado por Maduro
Reyes Gabriel Hernandez, "El Finquero".

Reyes Gabriel Hernandez, conocido como «El Finquero», es uno de esos presos que tanto le gustan al dictador Nicolás Maduro, su actual reclusión en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) así lo demuestra.

Su celda tiene nevera, televisor, microondas, radio e incluso electricidad individual, por lo que cuenta con apagador propio, es el único que goza de tales beneficios, tal como lo cuenta Sebastiana Barráez para Infobae.

Tales circunstancias no son casuales, «El Finquero» se ha ganado a pulso ser uno de los consentidos del régimen, cuenta la periodista venezolana que al hombre –conocido como el Gordo, y en la DGCIM como el Finquero de Apure– no le tiembla el pulso para delatar a otros presos y no le importa inventarse historias.

«Hace unas semanas le dice a custodios y a otros presos que algunos de los oficiales, precisamente quienes han sufrido mayor tortura, estaban planificando un motín para fugarse.

La historia fue bien armada, menos por el hecho de que a dos de las personas que coloca orquestando el motín son dos coroneles, uno de los cuales está preso porque el otro lo delató», comenta Barráez sobre el hombre que se encuentra detenido en el sótano 1 sector C de la Dgcim.

El chavismo, que basa una buena parte de sus acciones de tortura en cotilleos como ese, envió a tres militares a la celda de castigo en la Casa de Los Sueños. Pero las labores de El Finquero no quedan allí.

Durante la visita de la Comisión de la ONU, los delegados hicieron un recorrido por el sector C del sótano 1. iban acompañados por los torturadores y violadores de derechos humanos, con quienes El Finquero mantiene una estrecha relación de camaradería.

«Hernández dijo, casi a gritos, a los delegados de Bachelet, que ahí nunca se ha torturado a nadie, que eso que han dicho las víctimas de tortura son inventos y que quienes están en la Casa de Los Sueños es por mala conducta», escribe Barráez para el diario americano.

El Finquero y un gobernador chavista

Mientras el Capitán retirado del ejército Jesús Alberto Aguilarte Gámez fue consentido de la revolución bolivariana y gobernador del estado Apure, su compadre Reyes Gabriel Hernández se convirtió en un potentado.

Pero es necesario recordar quién era Aguilarte para entender el caso del hoy detenido en DGCIM. El capitán participó activamente en la intentona de Golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, el 4 de febrero de 1992, liderado por Hugo Chávez, Javier Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta Hernández y Yoel Acosta Chirinos.

Con la llegada, años después, de Chávez a la presidencia de la República, todos los que habían participado, apoyado o asomado la cabeza a última hora el 4F recibieron lluvias de beneficios, incluso algunos hasta rangos militares.

«Todos sabían que El Gordo andaba en malos pasos. Cristóbal Jiménez se lo llevó para un acto en Fuerte Tiuna (Sede importante de las Fuerzas Armadas). Al término del mismo, el ministro Padrino López mandó a llamar al cantante a su oficina y le pidió que para futuros actos no llegara con ese tipo de compañía, lo que evidencia que sabía quién era Reyes», dice a Infobae una fuente política.

El 31 de julio de 1999, Aguilarte toma posesión como gobernador del estado Apure. Ese día Chávez da un discurso, donde dice: «Se convierte usted, Capitán Aguilarte, en el último gobernador del siglo XX en el estado Apure y al mismo tiempo, el primer gobernador del siglo XXI del estado Apure».

Al término del mandato Aguilarte no logra repetir en la Gobernación. Pero lo intenta nuevamente y siendo gobernador en febrero del año 2011, fue presionado a renunciar.

Un amigo de Aguilarte lo explicó a Infobae: «El Gordo fue parte de la perdición de Aguilarte, porque lo engolosinó buscándole drogas y mujeres. La pistola que Aguilarte cargaba encima el día que le dispararon se la había dado Reyes tres semanas antes».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído