Puto país

Puto país

Los políticos salen del pueblo, son pueblo, son nuestros vecinos, nuestros hijos. Hermanos o padres nuestros o de alguien cercano, alguien con quien nos cruzamos todos los días. ¿Qué clase de pueblo tiene unos políticos sucios, deshonestos, desvergonzados como los nuestros? Nosotros, claro. España es así. O al menos lo parecemos.

Parecemos hechos a base de fullerías, de trapacerías, de marrullerías. Somos un país de rinconetes de derechas y cortadillos de izquierdas, o al revés, venidos a más porque los ha elegido España, porque los hemos elegido. España es un patio de Monipodio.

Nuestros dos principales partidos han sido condenados por corrupción. Ambos encuentran razones para acusar al otro y disculparse a sí mismos. Aquello de que son unos hijos de puta pero son buenos si son nuestros hijos de puta, o sea. Y les seguimos votando, les hemos votado durante cuarenta años. Yo ya no. Hace decenios. No son mis hijos de puta.

A Isa Serra, podemita de pedigrí, la acusan de insultar (“Mala madre, cocainómana”) y agredir a la policía municipal de Madrid. Va a ser juzgada. Yo no puedo condenarla antes de tiempo. Pero sus compañeros ya la han exculpado. Muchos. Muchas veces. Si, claro, fuera de tiempo. Una santa que jamás rompería un plato. Hubo un tiempo en que los podemitas acusaban a la poli de Madrid de haber matado a un mantero. Contra viento y marea. Contra la realidad. Los podemitas siempre tienen razón, nunca son responsables de nada. Unos angelicos.

Pero son nuestros políticos, nuestros hijos, nuestros vecinos. Todos ellos, unos y otros. Son unos malnacidos irresponsables. Pero los seguimos votando, son nuestros malnacidos, nuestros irresponsables, nuestros hijos de puta. España es el país con más hijos de puta por metro cuadrado con más madres honestas por metro cuadrado. Pero les seguimos votando.

Al PSOE de Andalucía le ha caído encima un muro de hormigón en corma de sentencia judicial, pero PODEMOS e IU lo apoyan y sustentan, de forma honrada y honesta, claro, no porque estén casi tocando poder… Y los seguimos votando.

Y nos preguntamos por qué Belén Esteban tiene éxito. O el “Pequeño Nicolás”. O tanto y tanto soplapollas prestigioso que arrastra multitudes en Telecinco. O teleloquesea, qué más da. Puto país. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído