ARTÍCULO EN ABC

¡Échense a temblar en Navarra… y en el resto de España! Sánchez demuestra que si no tuvo escrúpulos en armar un Gobierno Frankenstein 1, tampoco los tendrá para reeditar una versión 2.0

"El PSOE es como la tostada que cae siempre por el lado de la mermelada, no falla"

¡Échense a temblar en Navarra... y en el resto de España! Sánchez demuestra que si no tuvo escrúpulos en armar un Gobierno Frankenstein 1, tampoco los tendrá para reeditar una versión 2.0
Pedro Sánchez, cogiendo retazos de los golpistas, de los comunistas y de los bilduetarras.

Pedro Sánchez no conoce más límites que los que emana su ambiciosa egolatría. El presidente ‘cum fraude’ ha vuelto a demostrar que no tiene reparos en hipotecarse con quien sea con tal de seguir en la poltrona.

Tal y como cuenta este 6 de julio de 2019 el columnista Luis Ventoso en ABC, Sánchez está cimentando la reedición del Gobierno Frankenstein salido de la moción de censura del 1 de junio de 2018.

Cuenta el articulista que la historia de los socialistas es proclive a entenderse con quienes quieren romper el orden constitucional:

El PSOE es como la tostada que cae siempre por el lado de la mermelada. No falla. Históricamente, cada vez que le toca elegir entre partidos conservadores valedores de la unidad de España y fuerzas nacionalistas antiespañolas, un extraño reflejo lo lleva a inclinarse por los que anhelan finiquitar nuestro país.

Recuerda Ventoso las cuentas de lo sucedido en las elecciones navarras:

En las últimas autonómicas, la coalición constitucionalista Navarra Suma, que une a PP, UPN y Ciudadanos, ganó con 19 escaños. El PSOE obtuvo 11; Geroa Bai, que gobernaba, se quedó en 9; Bildu obtuvo 8 y Podemos, 2. Geroa Bai viene a ser el submarino del nacionalismo vasco, que aspira a anexionar Navarra para empujar con un nuevo vigor hacia la independencia. En cuanto a Bildu, nada hay que explicar: nació como la sucesión política de ETA. Por último, Podemos defiende las consultas de independencia y rechaza la Monarquía y el orden constitucional, que desprecia como «el régimen del 78».

El columnista del diario de Vocento le escupe al líder del PSOE que los suyos gobernarán en Navarra con el venenoso beneplácito de los herederos de ETA:

Lo normal, lo razonable para la estabilidad del país, sería que el PSOE dejase gobernar a los constitucionalistas que han ganado claramente, o incluso que cogobernase con ellos. Pero Ferraz –léase Sánchez– ha aprobado que el PSOE navarro, derrotado en las elecciones, okupe el poder coaligado con nacionalistas y comunistas y con el plácet viscoso de la abstención de Bildu.

Y asegura que el plan es repetir la jugada para seguir cuatro años más en La Moncloa:

Sánchez se pavonea estos días como si fuese el Jefe de Estado, imposta moderación, se pone serio con Iglesias de cara a la investidura y hasta demanda el apoyo de Cs y PP. Pero de manera simultánea opta en Navarra por el radicalismo. Llegado el caso, para seguir en La Moncloa volverá a recurrir a comunistas y separatistas (si no tuvo escrúpulos para armar Frankenstein 1, ¿por qué los va a tener para Frankenstein 2?).

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído