censurado por grabar los despachos de Iglesias y Montero

El TS invalida la cacicada de retirar la acreditación a Segundo Sanz, de OKDiario, pero la Dirección de Prensa prohibe al periodista entrar al Congreso de los Diputados

El TS invalida la cacicada de retirar la acreditación a Segundo Sanz, de OKDiario, pero la Dirección de Prensa prohibe al periodista entrar al Congreso de los Diputados
El periodista Segundo Sanz, en el despacho de Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso de los Diputados. PD

Se pasan la ley y las sentencias por arco de triunfo.

El Tribunal Supremo suspendió este jueves, de forma cautelar y urgente, el acuerdo de la Mesa del Congreso de los Diputados del pasado 3 de julio por el que se retiraba al redactor de OKDiario Segundo Sanz la acreditación de prensa durante un año por grabar los lujosos despachos que se han montado, a cuenta del contribuyente, de los dirigentes de Unidas Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero.

Y con la sentencia en la mano, Segundo Sanz se dirigió este 19 de julio de 2019 a las Cortes, para seguir realizando lo ha sido su trabajo habitual desde hace muchos meses.

No logró pasar de la puerta. Allí y según nos filtran desde OKdiario, por orden de la Dirección de Comunicación del Congreso de los Diputados, quien sin duda recibía instrucciones de más arriba, le dejaron claro que no pasaba y no pasó.

LOS ANTECEDENTES DEL CASO

En un Auto hecho público este jueves, el tribunal -compuesto por el presidente de la Sala, Luis Díez Picazo y los magistrados Jorge Rodríguez-Zapata, Segundo Menéndez, Celsa Pico y Antonio Jesús Fonseca-Herrero- decidió suspender de forma cautelar el acuerdo de la Mesa del Congreso de los Diputados, del pasado 3 de julio, por el que se retiraba al redactor de OKDiario Segundo Sanz la acreditación de prensa, durante un año.

Admite así el Tribunal Supremo la medida de protección solicitada por el periodista, al entender que existe una «situación de urgencia» derivada de la «relevancia informativa» que «presenta el trámite parlamentario de investidura del candidato a Presidente del Gobierno que, por notorio y público, está fijado para los días 22 y siguientes del presente mes de julio de 2019, y la escasa incidencia» que la misma «puede representar para el interés público presente”.

Sanz alegaba en su recurso ante el Alto Tribunal que el acto impugnado vulneraba el derecho fundamental, recogido en el artículo 20.1 de la Constitución, a comunicar información veraz por cualquier medio de difusión o libertad de información.

En su resolución, el tribunal entiende que, sin perjuicio de cuál sea la decisión definitiva que pueda adoptar sobre la cuestión, debe concederse a Sanz la medida cautelar urgente que se solicita; dejar sin efecto el acto administrativo de la Mesa del Parlamento y citar al periodista, al Ministerio Fiscal y al Congreso de los Diputados para una vista pública que se celebrará el próximo día 29 de julio a las 11 horas.
En dicha comparecencia, las partes, además de efectuar alegaciones sobre el levantamiento, mantenimiento o modificación de la medida adoptada, tendrán que manifestar su opinión sobre si el Tribunal Supremo tiene jurisdicción para resolver el recurso.

Sin precedentes

La Mesa del Congreso, donde PSOE y Podemos tienen mayoría, acordaba sancionar al periodista Sanz con la retirada de su acreditación por el «plazo máximo de un año» tras la aplicación torticera de una normativa del Congreso que data de 2011 (Instrucción de la Presidencia del Congreso de los Diputados sobre Información Gráfica de la Cámara). En concreto, sus artículos 4.1, 4.2 y 5.

De hecho, tal y como constaba en la resolución firmada por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la sanción contra el periodista se produce «por el uso de unas imágenes que utilizó deliberadamente como información fundamental a pesar del modo en que se habían obtenido».

Por tanto, proseguía el escrito, «la redacción de la noticia es inseparable de la imagen, y por ello, la actuación profesional queda incluida en el ámbito sancionable de la Instrucción».

Esta pirueta, que se realizó sin identificar en ningún momento al periodista como autor de la grabación ni poder acreditar su entrada en despacho alguno, era la excusa utilizada por Batet para zafarse de una de las principales alegaciones del redactor que como tal -y a diferencia de los reporteros gráficos- no tiene prohibida la circulación por los pasillos de la Cámara parlamentaria donde se encuentran los despachos de sus señorías. Y que si accedió a la cuarta planta de Podemos fue para poder contrastar la información de la que disponía, siempre desde el pasillo.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído