LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «Ser delincuente suma puntos en Podemos para ser cargo público»

Tener antecedentes penales suma puntos en Podemos a la hora de postularse para un cargo público, de esos en los que se cobra una pasta gansa a cuenta del sufrido contribuyente español.

No hemos sido capaces todavía en Periodista Digital de adivinar si cuenta más un crimen, una prevaricación, la violencia a secas, una ofensa sexual o algo relacionado con las drogas o la pederastia, porque de todo eso tienen en el partido morado.

El caso es que una semana después de fichar como nueva secretaria de Estado a Ángela Rodríguez, alias Pam, denunciada por llamar «puta coja» a una compañera, Irene Montero ha incorporado a su equipo en el Ministerio de Igualdad a una condenada por atacar a la Policía y a dos imputados por malversación.

No voy a recordar aquí que no hace tanto que quien llegó a ministra por ser pareja de Pablo Iglesias sostenía vehemente que «colocar a los amigos puede ser legal pero no deja de ser corrupción».

Pues los está colocando a todos.

Lo relevante es que Isa Serra, condenada a 19 meses de prisión por patear a una mujer policía, y sus compinches comunistas Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato, ambos a la espera de juicio por malversación y prevaricación, se van a embolsar a partir de ahora la friolera de 267.000 euros al año y que los pagará usted.

Como seguirá pagando los 65 millones que cobran los 1.212 asesores contratados a dedo por Pedro Sánchez, quien, al igual que todos sus ministros, se sube el sueldo en los próximos presupuestos

Sánchez va a cobrar 86.542 euros a partir de ahora.

Todo de nuestros impuestos, de los que el líder del PSOE destinara el doble de dinero a inversiones en Cataluña que en Madrid o Andalucía.

Un Sánchez a quien este 12 de octubre de 2021, en el desfile del Día de la Hispanidad, le dio la ciudadanía una sonora pitada.

Sin la protección y el blindaje de los ilegales Estados de Alarma del Coronavirus, el socialista Sánchez tiene que comparecer de vez en cuando ante el pueblo soberano y allí donde va, sea Melilla, Navalmoral de la Mata o el madrileño Paseo de la Castellana, le esperan con el cencerro y el silbato.

Si han leído viejos periódicos de papel o perdido el tiempo viendo telediarios o siguiendo tertulias televisivas, seguro que han oído a las Lucía Méndez, los Fortes y Arocas de turno decir que los abucheos, además de maleducados fueron antipatriotas.

No hagan ni puñetero caso.

Los que hoy fruncen el ceño, aparentemente preocupados por la pitada al presidente socialista, son los mismos que defienden, como muestras de libertad de expresión, la quema de fotos del Rey, los insultos a nuestra bandera y los homenajes populares a psicópatas y asesinos como el etarra Parot.

Los asistentes al desfile de la Hispanidad eran vecinos, que –a falta de otros medios- utilizaron sus cuerdas vocales para recordar a Sánchez, socio de los terroristas vascos y de los golpistas catalanes, que le consideran un traidor.

Así que no corte: pite a Sánchez y Viva España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído