La filmación 'cumple' con las reglas de uso de la web

La Casa Blanca pide a Youtube que ‘evalúe’ el vídeo que ridiculiza a Mahoma

La ira de los fanáticos islamistas aumenta con asaltos a embajadas de EEUU en Sudán y Túnez

Una productora desconocida convocó en 2011 un casting para una película de aventuras de bajo presupuesto, y el único resultado hasta la fecha ha sido un tráiler de 14 minutos

La Casa Blanca ha pedido a la red YouTube que ‘revise‘ el vídeo donde se ridiculiza a Mahoma, que ha desatado protestas y ataques en el mundo islámico para comprobar si viola las condiciones de uso de la web, lo que obligaría a retirarlo de su plataforma.

El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Tommy Vietor, informó de que la residencia presidencial ha «contactado a YouTube para llamar su atención sobre el vídeo y pedirles que revisen si viola sus condiciones de uso», en un comunicado citado por el diario Washington Post.

Por el momento, el vídeo sigue disponible en la popular web, aunque Google, compañía propietaria de YouTube, ha comenzado a bloquear o restringir su uso en varios de los países afectados por las protestas.

La empresa anunció este 14 de septiembre de 2012 que ha bloqueado el acceso al vídeo en India, en una decisión que algunos medios estadounidenses atribuyen a órdenes judiciales de dos tribunales en el norte del país.

«En ocasiones, bloqueamos los contenidos en algunos países en respuesta a una orden judicial u otro proceso legal válido», señaló Google en un comunicado.

No obstante, el jueves indicó que el vídeo «cumple claramente» sus reglas de uso «y por tanto se quedará en la web».

«Sin embargo, dada la difícil situación en Libia y Egipto, hemos restringido temporalmente su acceso en esos países».

Además de en India, Libia y Egipto, el vídeo tampoco puede verse en Afganistán, cuyo Gobierno ha ido más allá al prohibir directamente la recepción en el país del portal YouTube desde el pasado miércoles.

Las condiciones de uso de YouTube no prohíben explícitamente publicar contenidos ofensivos, pero sí desvinculan a la empresa de toda responsabilidad legal ante los mismos y permiten que los usuarios denuncien ciertos vídeos en caso de considerarlos ilegales o difamatorios.

El vídeo, de tono entre satírico e insultante, muestra supuestas escenas de la vida del profeta Mahoma, que es presentado como fruto de una relación ilegítima y practica sexo con una mujer.

Su difusión desató este 11 de septiembre ataques contra las misiones diplomáticas de Estados Unidos en Egipto y Libia, donde murieron el embajador estadounidense Chris Stevens y otras tres personas, y se extendieron a una decena de países, causando al menos un muerto en Yemen y tres en Sudán.

EL TRAILER DE UNA PELICULA QUE NO EXISTE

Como subraya con enorme acerieto David Alandete en ‘El País‘, puede no haberse rodado pelicula de tan escas calidad en la historia entera de Hollywood.

 Puede que ni siquiera haya película, y a lo único a lo que hayan llegado sus productores haya sido a un tráiler de 14 minutos.

Pero Inocencia de los musulmanes, un título de última hora para una producción que no llega a serie Z, ha sido empleada por una serie de activistas radicales cristianos para caldear los ánimos e incitar protestas en todo el mundo musulmán.

De momento, todo lo que rodea a esa producción es un misterio, excepto la burda parodia que realiza del profeta Mahoma, con una intención claramente ofensiva.

En julio de 2011 una productora bautizada como DW convocó un casting para un proyecto titulado Guerrero del desierto [Desert warrior], “un filme de aventuras localizado en el desierto de Arabia”.

El rodaje comenzaría en Los Ángeles a mediados de agosto. El protagonista sería George, “un líder fuerte, un romántico, un tirano, un asesino sin remordimientos”.

Se especificaba: “el presupuestos será ultra reducido”.

El productor sería Sam Bassiel. El director, un tal Alan Roberts. Se encontraron los actores y el rodaje se hizo en algunas localizaciones reales pero, sobre todo, en un plató, ante un croma, con imágenes posteriormente añadidas por ordenador.

Una productora desconocida convocó en 2011 un casting para una película de aventuras de bajo presupuesto, y el único resultado hasta la fecha ha sido un tráiler de 14 minutos, de ningún valor cinematográfico

Nada más se supo de Guerrero del desierto hasta este mismo verano.

Un usuario de la red de vídeos de YouTube publicó en ella un tráiler bautizado como Tráiler de la película de Mahoma [Muhammad movie trailer], de 14 minutos de duración.

Es, hasta la fecha, el único resultado tangible de esa producción. Entre las personas que participaron en su producción se halla Steve Klein, un activista cristiano de EEUU, que dijo el miércoles que el director fue, de hecho, Sam Basile.

Dijo que el largometraje existía, y que se estrenó este verano en un pequeño cine de Los Ángeles, algo de lo que no hay indicio alguno.

El tráiler muestra fragmentos pobremente montados de la vida del profeta Mahoma.

Se le retrata como una persona de limitada inteligencia, dado a la promiscuidad, y se refiere a él como violador de menores y como homosexual.

Los actores aparecen doblados de una forma burda, sobre todo cuando mencionan el nombre de Mahoma, algo que sirve de indicador de que, cuando rodaban, no sabían que participaban en un film sobre el profeta.

Una anciana dice, en el vídeo:

“Tengo más de 120 años. En mi vida nunca he conocido a un matón asesino como Mahoma. Mata a hombres. Captura a mujeres y niños. Roba las caravanas. Rompe acuerdos y tratados. Vende niños como esclavos después de que él y sus hombres los hayan usado”.

Hasta la fecha, el vídeo tiene 1,3 millones de visitas en YouTube. En julio, fue subtitulado al árabe y otros idiomas, y entonces atrajo la atención de grupos islamistas en Internet.

La pobre labor de doblaje, que es más una manipulación del guión original, ha indignado a los actores, que ahora se encuentran en el punto de mira del mundo entero

Sam Bacile es en realidad Nakoula B. Nakoula, un cristiano copto que reside en California y que entre 2010 y 2011 sirvió una pena de 21 meses de prisión por fraude bancario.

Varios medios de EE UU contactaron el miércoles con él, antes de que cancelara su línea de teléfono móvil habitual.

Al diario The Wall Street Journal le dijo, empleando el pseudónimo Sam Bacile, que había recaudado cinco millones de dólares para producir el largometraje, algo de lo que tampoco hay indicios.

En una entrevista con el Journal se refirió al islam como “un cáncer”.

Con ese mensaje claramente contrario al credo musulmán, el pastor Terry Jones de Florida, que ya incendió los ánimos en 2010 al amenazar con la quema de Coranes en su iglesia, se hizo eco del vídeo, y lo recomendó a sus seguidores, como si fuera una muestra fiel de la vida del profeta, y no la burda caricatura que en realidad es.

El miércoles, el general norteamericano Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, llamó al pastor Jones para pedirle que no publicite más el vídeo, para evitar protestas como la que precedió al ataque al consulado de Bengasi, en Libia, el martes, en el que murieron cuatro estadounidenses.

La pobre labor de doblaje, que es más una manipulación del guión original, ha indignado a los actores, que ahora se encuentran en el punto de mira del mundo entero.

“Los actores y los miembros del equipo que produjo la película se sienten extremadamente ofendidos y creen que el productor se ha aprovechado de ellos”, dijeron en un comunicado enviado a los medios.

Añadieron que se sienten “horrorizados por la reescritura radical del guión y las mentiras que se contaron a todos aquellos inmiscuidos en la producción”.

Te puede interesar

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído