Grietas de 25 metros en la balsa del ‘lodo rojo’

El muro de la presa que ocasionó el desastre ecológico de Hungría está a punto de venirse abajo y desatar una segunda oleada de barro tóxico. El Gobierno húngaro ha abandonado el discurso triunfalista de hace tres días («la situación está bajo control», llegó a decir el primer ministro, Viktor Orban) para reconocer que el panorama es desolador …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído