La Cámara de Consejeros marroquí pide una «reevaluación global» de las relaciones con España

La Cámara de Consejeros o Cámara Alta del Parlamento marroquí ha aprobado una declaración en la que solicita al Gobierno una «reevaluación» de las relaciones con España, un texto similar al aprobado ayer por la Cámara de Representantes marroquí. La resolución hace también un llamamiento a la «recuperación» de las ciudades de Ceuta y Melilla.

La declaración ha sido aprobada tras una sesión plenaria para analizar la postura del Congreso de los Diputados español, que condenó los hechos ocurridos en El Aaiún por el desalojo del campamento de protesta saharaui, por lo que atribuye al Congreso la responsabilidad de «emponzoñar» las relaciones entre Rabat y Madrid.

En el texto, recogido por la agencia oficial marroquí, MAP, los consejeros denuncian que con su resolución, el Congreso de los Diputados fomenta el «separatismo» al considerar al Frente Polisario como representante legítimo del pueblo saharaui, «lo que socava la seguridad y la estabilidad y la realidad del aperturismo, la democracia y la libertad que prevalece en las provincias del sur del Reino».

Así, la Cámara emplaza al pueblo marroquí a «movilizar todas sus fuerzas en apoyo a Mohamed VI, que Dios le asista, para defender los intereses supremos y las causas sagradas de nuestro país, en particular la integridad territorial de la nación».

Los consejeros se refieren tanto a la marroquinidad del Sáhara Occidental como a la «recuperación» de las ciudades de Ceuta y Melilla y de las Chafarinas. «Llamamos a todos los componentes del pueblo marroquí a actuar con cautela, vigilancia y unidad y tratar con rigor con todas las conspiraciones miserables y baratas que tratan de socavar la unidad y la estabilidad de nuestro», recoge MAP.

Los consejeros también instan al Gobierno a «revisar y adoptar todas las medidas susceptibles de defender los intereses y la integridad territorial del país, preservar sus logros y proteger la totalidad de sus opciones estratégicas, incluida la construcción de una sociedad moderna y democrática como factor de la seguridad y estabilidad en la orilla sur del Mediterráneo».

En respuesta a las denuncias de organizaciones de Derechos Humanos, piden al Gobierno que inste a la comunidad internacional a «abrir una investigación internacional sobre violaciones de los Derechos Humanos en los campos de La Hamada –región argelina en la que se ubican los campamentos saharauis– y el desvío de los fondos de ayuda y pida al Alto Comisionado para los Refugiados identificar a los residentes de los campamentos de Tinduf».

En la declaración, la Cámara de Consejeros condena las falsas acusaciones difundidas por algunos medios de comunicación españoles, que «han sido cogidos en flagrante delito» por la publicación de fotografías de escenas de Gaza y Casablanca como correspondientes a El Aaiún con la intención de confundir a la opinión pública internacional y de envenenar las relaciones entre los dos vecinos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído