Independentismo catalán

El podemita Domènech llora como un niño lo que no ha sabido defender como político

Las cámaras de TV3 han captado las lágrimas del diputado en la manifestación de Barcelona

El Estado democrático responde y el Gobierno de España actúa para restaurar la legalidad constitucional en Cataluña

Son ellos los que han llevado al 155 y obligado a Mariano Rajoy y el Gobierno de España, en este caso, acompañado por CS y PSOE, a tomar las duras medidas que se aplican en Cataluña, y ahora lloran como niños lo que no han sabido defender como políticos.

Este 21 de octubre de 2017, ante un desafío excepcional, el Gobierno, dio un paso igualmente excepcional: acudir al Senado para proponer una serie de medidas que impidan al presidente de la Generalitat seguir actuando contra el interés general y garanticen el cumplimiento por parte del Govern y el Parlament catalán de sus obligaciones constitucionales.

Ambas instituciones se han situado fuera de la legalidad: actuar contra ellas está plenamente justificado.

Las medidas propuestas, que incluyen la destitución del Govern en su totalidad y la disolución del Parlament con vistas a la convocatoria de unas elecciones autonómicas, son, qué duda cabe, tan drásticas como contundentes. No es el camino que quería emprender el Gobierno ni la vía deseada por ningún demócrata. Pero no ha habido otra.

Mariano Rajoy ha sido criticado, justificadamente, por no estar actuando políticamente y escudarse en otras instituciones y poderes. Ahora, por fin, el Gobierno de España lidera la respuesta constitucional a la crisis catalana.

Rajoy ha logrado sumar al PSOE y a Ciudadanos forjando el consenso que el 155 necesitaba: los tres partidos que le apoyan representan 254 escaños y 16 millones de votos, una mayoría tan cualificada como legítima para actuar.

Y ayer, unas horas depués de que Rajoy anunciase que serán cesados el presidente de la Generalitat y todos us consejeros, Puigdemont y sus compinches se pusieron a la cabeza de una multitudinaria manifestación, para protestar contra lo que califican de ‘agresión a Cataluña’.

Entre los asistentes destacó la figura penitencial de Xavier Domènech, miembro de la ejecutiva de Barcelona en Comú y diputado en las Cortes Generales como parte del Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea.

Domenech, el que se da besos en la boca con Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados, no pudo contener el llanto y lloraba a lágrima viva en un momento de la marcha.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído