GANADORA DEL PREMIO GONZÁLEZ-RUANO DE PERIODISMO DE LA FUNDACIÓN MAPFRE

Leila Guerrero defiende el periodismo como arte al servicio de la Historia

"Escribo porque es la forma que encontré para entender el mundo, porque es lo que me impide resbalar hacia el fondo"

Leila Guerrero defiende el periodismo como arte al servicio de la Historia
Alberto Manzano, Antonio Huertas, Leila Guerriero, Antonio Bonet, y Pablo Jiménez Burillo. Mapfre

El premio, con una dotación económica de 30.000 euros, fue entregado por Alberto Manzano, Presidente de Fundación MAPFRE

La periodista argentina de 46 años recibe este galardón por su artículo «El bovarismo, dos mujeres y un pueblo de La Pampa», publicado en la revista El Malpensante de Colombia, y dedica el premio a los miles de hombres y mujeres que se entregan al periodismo, según ella, un oficio galvánico y una forma del arte.

Defiende que para dedicarse a esta profesión hay que ser invisible, tener curiosidad, paciencia y el ascetismo de quien se olvida de sus preocupaciones para ponerse al servicio de la historia de otro.

Fundación MAPFRE entregó este 25 de septiembre de 2013, el Premio González-Ruano de Periodismo a Leila Guerriero por su artículo «El bovarismo, dos mujeres y un pueblo de La Pampa», publicado en la revista El Malpensante de Colombia. El premio, con una dotación económica de 30.000 euros, fue entregado por Alberto Manzano, Presidente de Fundación MAPFRE.

Durante el acto, celebrado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la periodista de 46 años, nacida en Junín, en la provincia de Buenos Aires (Argentina), agradeció a Fundación MAPFRE la concesión de este premio, que ha dedicado «a los miles de hombres y mujeres que andan por ahí, en Barcelona, en México y en Guatemala, en Madrid, en Buenos Aires y en Bogotá, entregados a este oficio galvánico y que creen -como yo creo- que, si está bien hecho, es una forma de arte».

Durante su intervención la ganadora también habló de sus primeros pasos profesionales, de cómo un día, sin haber hecho jamás una entrevista, pero sin dudas, sin miedo y sin incertidumbre, «como un animal que entra por primera vez en una selva y descubre su naturaleza salvaje» se hizo periodista y cómo desde entonces nunca ha querido ser otra cosa. «Escribo porque es la forma que encontré para entender el mundo, porque es lo que me impide resbalar hacia el fondo de un hoyo en el que reina la falta de sentido, y porque es la última frontera: porque la escritura es el límite que me separa del caos», recalcó.

El Presidente de Fundación MAPFRE, Alberto Manzano, felicitó a la ganadora y le agradeció por su brillante contribución a la buena literatura en lengua española e hizo hincapié en que «el Premio González-Ruano de Periodismo siga cumpliendo su función de estimular la literatura breve de calidad en una sociedad donde el periodismo y la literatura están sometidos a continuos cambios, como nuestra manera de leer, y sobre todo la de nuestros hijos».

Alberto Manzano destacó que actualmente, «los artículos que llenan las páginas de los periódicos, tan diferentes de los que escribía Cesar González Ruano, dan prioridad a lo inmediato, a los avatares políticos y económicos, a los sucesos más o menos escandalosos y el artículo literario se ve en muchos casos desplazado por otras manifestaciones». La riqueza del texto premiado de Leila Guerreiro «difumina la frontera entre el relato y el artículo», según señaló en su discurso el Presidente de Fundación MAPFRE.

Pablo Jiménez Burillo, Director General del Instituto de Cultura de Fundación MAPFRE, también dedicó unas palabras durante la laudatio para expresar su admiración por la personalidad de la escritora. «Es una periodista vocacional, que un día se encontró con el periodismo, entendió que estaban hecho el uno para el otro y que desde siempre cultivó un género que en España nunca hemos entendido bien y que es el de la crónica», subrayó.

El Director General del Instituto de Cultura de Fundación MAPFRE, calificó el artículo ganador de «realmente especial» y «generoso», porque «ofrece mucho de sí misma, de su vida íntima, de su mundo personal. Ella nos habla de sí misma y lo hace desde lugares distintos, desde diferentes puntos de vista, como si la miráramos al mismo tiempo desde diferentes lugares», indicó.

Leila Guerriero (Argentina, 1967) es asidua colaboradora de distintos medios como La Nación (Argentina), El País (España), El Mercurio, (Chile) y Gatopardo (México), revista de la que también es editora. Además de Frutos extraños (2009, Aguilar Colombia), es autora de Los suicidas del fin del mundo (2005, Tusquets). En 2010 recibió el Premio Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano por su artículo «El rastro en los huesos», una crónica sobre el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense publicada en El País Semanal y Gatopardo. También ha editado los libros Los malditos y Temas lentos para la Universidad Diego Portales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído