Publica un duro artículo en su blog de El Mundo

Sostres: «Cuando los herederos intelectuales y sentimentales del tiro en la nunca insultan a Hermann Tertsch aprovechan para insultarme a mí»

"Tendrían que mandarnos una felicitación de navideña para agradecernos la cantidad de familias a sueldo de PRISA a las que Hermann y yo alimentamos"

En su blog ‘Guantánamo’ de la edición digital de El Mundo, Salvador Sostres publica el 16 de octubre de 2013 una entrada titulada Hermann y yo. Comenta las reacciones en contra de él mismo y de Hermann Tertsch que generan algunos de los artículos que publican ambos en los periódicos en los que escriben.

Es frecuente que cuando los comisarios de la izquierda, ese encefalograma plano donde siempre desemboca la corrección política; es frecuente que los herederos intelectuales y sentimentales del tiro en la nuca y de la checa, cuando insultan a mi querido Hermann Tertsch aprovechen para insultarme a mi, y viceversa.

Añade:

Damos a comer a tanta gente, Hermann, que cuando lo pienso tengo el impulso de escribirle a Montoro a ver si desgrava.

Tanto Hermann como yo alimentamos de un modo regular a tanto izquierdoso resentido, desde Wyoming -que vive como un rico tomándole el pelo a los pobres- a cualquier bloguero tuerto o completamente ciego; que hay que empezar a decir que los grandes escritores sociales somos nosotros.

Continúa:

Pero pienso que los sobrinos del director de El País tendrían que mandarnos una felicitación de navideña para agradecernos la cantidad de familias a sueldo de PRISA a las que Hermann y yo alimentamos. Lo mismo tendría que procurar el director de tanto periódico digital que cada día consigue su mayor número de lecturas reproduciendo nuestros propios artículos sin ningún permiso, y convirtiendo el derecho a citar en un atraco a mano armada, porque el texto se acaba reproduciendo, prácticamente, en su totalidad. El problema de la izquierda no es que tengas que darles de comer, es que en lugar de darnos las gracias quieren encima robarnos las joyas.

Concluye:

Para ellos no hay ninguna diferencia moral entre llevar a sus hijos al colegio público o privado. Si es público, se lo pagamos Hermann y yo con nuestros impuestos. Si es privado, lo pagamos Hermann y yo con nuestros artículos

Cuando cantan La Internacional, dentro del puño cerrado está el recorte del próximo texto que nos van a robar.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído