OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Ussía le estropea el desayuno a Marhuenda con un artículo feroz contra Montoro

El conservador Ramón Pérez Maura (ABC) y el progre Forges (El País), otra vez jugando con Franco

Raúl del Pozo advierte que el miedo a una guerra europea puede frenar el desmembramiento de España

Comenzamos un año nuevo y la prensa lo hace mirando por el retrovisor. No me refiero al aniversario de la Primera Guerra Mundial, sino a Franco, Franco, Franco. ¡Qué pesadez! Y a fin de mes se preguntarán los editores por qué venden menos periódicos…

Forges, que no tuvo la solidaridad necesaria para hacer huelga en 2008 cuando la convocó la asamblea de trabajadores de El País, saca hoy a un Borjamari pepero brindando con un angelito que es Franco. Que se me mueven los mofletes, como decía Locomotoro. Me pregunto qué ha hecho el Gobierno de Rajoy a favor del franquismo: ¿derogar la Ley de Memoria Histórica?, ¿poner flores en la tumba de Franco?, ¿obligar a estudiar Formación del Espíritu Nacional?, ¿restaurar las pagas extraordinarias?

Pase que los progres viejos sigan jugando con su muñeco de Franco y a vestirlo de legionario o jefe nacional del Movimiento, pero que lo haga un conservador como Ramón Pérez Maura… Éste no ha encontrado mejor manera de criticar los discursos de fin de año de los presidentes autonómicos que compararlos con los que hacía Franco. Su columna se titula José Antonio Monago, como Franco. Y en ella encontramos estas joyas:

[los presidentes regionales] a quien de verdad emulan es a quien inventó en España el discurso de fin de año: don Francisco Franco Bahamonde. El Rey creyó que había que alejarse de él. Nuestros capos autonómicos no. Ellos lo imitan creyendo ponerse a la altura de Su Majestad. No paramos de mejorar.

Tú tampoco paras de mejorar, querido Ramón. Parece mentira que haya que explicarle a un admirador del ex rey Simeón de Bulgaria (acogido en España por Franco) que el general gallego daba esos discursos en su condición de jefe de Estado. Y lo hacía en Nochebuena, no en Año Nuevo. Igual que hace el Rey. Ay, Ramón, esa Wikipedia o ese Alzheimer…

Ussía le atiza a Montoro hasta en el carné de identidad

Hace unos dáis nos preguntábamos si Juan Manuel de Prada y Fernando Sánchez Dragó se habían hecho de izquierdas, hoy la misma pregunta nos la hacemos a cuenta de Alfonso Ussía. Su última de La Razón es un grito anti-PP.

En España los multimillonarios han incrementado su fortuna en más de un 25%. Pero están exentos de tributar a Hacienda, porque Montoro quiere asegurarse su futuro. Los poderosos le dene algunos sillones en los COnsejos de Administración de las grandes empresas, como a muchos de sus compañeros de Gabinete.

Para afianzar la estabilidad está Montoro, el ministro de Hacienda más cruel y socialista de la Historia de España.

los arruinados nos hemos deseado un feliz año para los demás, porque a nuestros componentes, la felicidad se la ha robado un Gobierno que dice ser de derechas y defensor de la libre economía y del rendimiento del esfuerzo individual. Pero estamos salvados, y de eso se trata.

Menuda cara debe de haber puesto Paco Marhuenda al leerla. ¡Con los esfuerzos que hace él para salvar la imagen de Rajoy! ¡Qué le dirá hoy Carmen Martínez Castro!

La derecha, social. La izquierda, antieuropeísta

¡Cómo está cambiando El País! En esta semana, se retrasó en llevar a su portada la noticia del accidente de Schumacher; da más importancia al aborto que a la crisis económica; y ahora publica una tribuna que considera a la UE un ejemplo de despotismo ilustrado. Quien firma la tribuna es el profesor Daniel Innerarity

La realidad actual, o al menos la percepción social de esa realidad, es que Europa resulta algo lejano, técnico y burocrático. Europa parece en manos de la fuerza de los mercados y la maquinación de las élites, que escapan del control democrático. La UE es procedimentalmente democrática, pero en términos sustantivos estaría más cerca del despotismo ilustrado que de una genuina democracia

Estos argumentos, cuando los exponen Nigel Farage o Marine Le Pen o Silviio Berlusconi, son atacados por El País; ahora se aceptan en su sección de Opinión.

Mientras que la progresía se preocupaba del aborto, de Franco y de encajar a Cataluña dentro de España concediendo privilegios a los catalanes (Josep Ramoneda hoy en El País), los tribunos de la derecha se pasan a la cuestión social. A ver si esta vena les dura.

Raúl del Pozo acierta en su columna de El Mundo, aunque me temo por casualidad dada su ignorancia de la Historia, al afirmar que una razón que puede frenar el desmembramiento de España es el miedo a una guerra. Se dice que pasó lo mismo en el Sexenio Revolucionario, cuando Cartagena se proclamó cantón: las potencias no se repartieron España, como le pasó a Polonia, por miedo a encender un polvorín.

A los estados les encanta que se desmoronen los otros estados; lo que pasa es que en este caso, está en juego la permanencia de España en la UE y quizás la propia Unión. Si por los Sudetes y el pasillo de Danzig hubo una guerra, ¿qué pasaría con la descomposición del Reino de España?

La Vanguardia repite las columnas de ayer

John Müller habla de los planes del Gobierno para sacarnos de la crisis y de la poca confianza que tienen Rajoy y su gente en ellos mismos, pero pone un ejemplo histórico que al menos a mí me eleva el vello de la nuca:

Jenofonte notó que algunas trirremes lograban cubrir su camino hacia puerto en la mitad de tiempo que otras. Los remeros llegaban sudando a tierra, pero felicitaban al cómitre que les mandaba y se iban felices a casa. Los que llegaban más tarde no sudaban, pero hablaban mal del viaje, de su jefe y del tiempo perdido.

Ya hemos bajado de ciudadanos a súbditos. ¿Caeremos al nivel de galeotes?

Jorge M. Reverte sale en defensa de las victimas del terrorismo en El País. Bueno, lo parece:

Tampoco cuesta tanto, hombre. Pedir perdón por haber reventado la vida a cientos de personas y, de paso, a sus allegados, no es un acto que envilezca, sino que ennoblece. Eso sí, para que haga efecto en el que tiene que perdonar, el acto tiene que contener algún ingrediente de credibilidad.

El perrito Marcello da en República.com de Pablo Sebastián un consejo al Rey, que ahora aparece por todas partes, salvo el Marca.

Prudencia, Majestad, con tanta foto y tanta televisión porque el Photoshop lo carga el diablo, y luego el pueblo enfurecido y desesperado tiende a cargar contra el poderoso que más sale en televisión. ¡Ése es el culpable!, dirán con ira los desamparados del pueblo español cada vez que vean al monarca en televisión.

Y Cristina Losada escribe una de las columnas más divertidas que he leído hoy, sobre el asco a España que sienten los Joaquín Sabina y las Almudena Grandes:

Sería un agradable cambio que estos personajes, en lugar de manifestar su asco por una España les ha dado popularidad y dinero, renunciaran por lo menos a hacer dinero en el país que tanto les repugna. No vayan a infectarse.

La Vanguardia repite hoy las columnas de ayer en su edición digital. ¡Otro periódico que no sabe jugar en Internet!

 

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído