LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Pablo Iglesias y Lenin: dos caudillos lunáticos

Javier Pascual, sobre la egolatría política del líder de Podemos y el líder de la de Revolución Soviética: "No quieren cuadros ni intermediarios, sólo sumisión incondicional"

Entre los separatistas catalanes y las guerras intestinas en Podemos se mueven este 14 de enero de 2017 las tribunas de opinión de la prensa de papel. En cierta medida, se empieza a echar en falta más chicha política del Parlamento, pero como sus señorías aún siguen de vacaciones, pues poco hay para echarse a la boca.

Ramón Pérez-Maura, en las páginas de ABC, se fija en como en este país han ido al trullo con todas las de la ley personajes como Bárcenas o Granados, pero en cambio nadie del clan Pujol ha pisado siquiera un triste calabozo:

Cuando uno mira los delitos de los que están acusadas algunas de las personalidades conocidas de la opinión pública que han acabado en prisión en los últimos años, el trato de favor recibido por esta familia resulta especialmente obsceno.

Luis Ventoso le da un consejo a la vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, que haga el Reagan respecto a los separatistas:

El plan es sencillo: «Nosotros ganamos y vosotros, los separatistas retrógrados, que queréis romper nuestro país y hacer un daño inmenso a Cataluña, perdéis». No se engañen. No hay otra vía.

En El Mundo, Teodoro León Gross ve a Oriol Junqueras como el próximo líder fuerte en Cataluña:

Será el administrador del victimismo, que es la genuina materia prima del éxito catalán

La Razón se fija en la guerra existente en Podemos y no oculta que lo mejor para el partido y para España sería que triunfasen las tesis de Errejón:

Acierta al señalar en el extremismo de salón de su compañero Iglesias el desencuentro con los socialistas. Ahora bien, si seguimos el razonamiento del líder de la corriente crítica a la línea oficial, se puede llegar a pensar que, de vencer Errejón, Podemos acabaría por desdibujarse en un partido socialdemócrata más.

Javier Redondo, en El Mundo, tiene claro que Iglesias está tan grillado como Lenin, un lunático que sólo concebía respaldo máximo a sus tesis:

Los caudillos no quieren cuadros ni intermediarios, sólo sumisión incondicional.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído