LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Luis Ventoso deja tiritando a Pedro Sánchez con el demoledor dato que le puede hacer perder la Presidencia

"Andalucía aporta 20 diputados a Sánchez en el Congreso, y sin su voto el globo pincha"

Luis Ventoso deja tiritando a Pedro Sánchez con el demoledor dato que le puede hacer perder la Presidencia
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EF

Día dos del mandato de Pedro Sánchez y las hipotecas, tal y como señala la prensa de papel de este 2 de junio de 2018, ya le empiezan a llegar a su despacho (y eso sin haber nombrado ministros). El mandato que le queda al socialista puede ser de aúpa.

El editorial de ABC echa cuentas y asegura que si Sánchez quiere estar dos años en La Moncloa, tocará hacer peligrosa concesiones:

Es ingenuo pensar que si Pedro Sánchez aspira a mantener el poder hasta 2020 no va a hacer concesiones al separatismo. En este sentido, habrá que prestar mucha atención a quien sea designado fiscal General del Estado, porque empieza a percibirse una cierta inquietud por el futuro de las imputaciones judiciales a los dirigentes del proceso separatista. Separatistas, filoetarras y extremistas antisistema tienen la sensación de que con Sánchez todo les va a resultar más llevadero y cuentan con un poderosa razón para pensar así: España tiene un presidente de Gobierno cuyo respaldo se limita a 85 de 350 diputados. La izquierda está acostumbrada a ser juzgada por lo que dice y por lo que llora, no por lo que hace realmente con el poder, que suele consistir en una mala gestión de los intereses generales.

Juan Pablo Colmenarejo tiene claro que Sánchez tendrá que compadrear con el xenófobo Quim Torra:

Sánchez ha negociado los votos a cambio de gestos y decisiones. Va a dejar chiquito al zapaterismo. Los votos del independentismo catalán tienen su precio. No va a ser solo el PNV el que trabaje por dinero. El control financiero de la Generalitat está al caer de Hacienda y habrá que mirar con lupa al nuevo fiscal general del Estado porque ya tuvimos a quien, hablando de la negociación de ETA, dijo que «…las togas se manchan con el polvo del camino…». Sánchez hizo el arrumaco a Torra desde la tribuna del Congreso. Mensaje recibido porque el delegado del prófugo Puigdemont ya le ha pedido que arriesgue.

Antonio Burgos tampoco duda de que a Sánchez le van a sacar hasta los higadillos:

Veremos a ver cuando empiecen a pedir por esas 22 boquitas, 22, lo que nos dejan de España. Sobre todo por la parte de los separatistas catalanes, de los vascos proetarras y de los del que renegaba de la Casta, Iglesias. Pero mira lo pronto que se ha pedido un sillón de ministro. No de Ikea, autoconstruible, no: de ministro. Eso, eso: ya puestos, un sillón de ministro. Y dos huevos duros. ¿Y por qué no para los 22 partidos, 22, que lo han llevado a La Moncloa? Como decía el genial e histórico Gundisalvo del maestro Antonio Mingote: ¿a usted qué más le da?

Luis Ventoso le recuerda a Sánchez un dato esencial, que igual quien le pincha antes el globo de la Presidencia es en casa propia:

Los periodistas nos vamos a entretener con este circo de la incongruencia. Pero España puede acabar tiritando por el capricho ególatra de un oportunista. Si el delirio se torna de alto riesgo, la llave para pararlo la tiene de nuevo Susana Díaz (que no lo traga): Andalucía aporta 20 diputados a Sánchez en el Congreso, y sin su voto el globo pincha.

Antonio Caño, en El País, le echa agua al vino del éxito de Pedro Sánchez y le pide que no se fíe de quienes le han aupado y que se apresure en convocar unas elecciones en las que podría tener mejor resultado que los cosechados hasta la fecha:

Si Sánchez se empeña en gobernar con quienes le han llevado a la presidencia, corre el riesgo de ser confundido y, en última instancia, devorado por ellos. Si convoca elecciones y aprovecha este tiempo para exponer el perfil de un centroizquierda reformista y moderno, justamente en contraste con quienes le han jaleado esta semana, aún puede haber una oportunidad.

Francisco Rosell, en El Mundo, le dice a Sánchez que sus adversarios no van a estar en la oposición del PP o de Ciudadanos:

Como nada es gratis y el poder tiene su precio, por mucho que se disfrace por medio de «peajes en sombra», los aprietos mayores de Sánchez no provendrán de un enrabiado PP o un encorajinado Cs. Más bien de sus hipotecas altamente onerosas contraídas con los independentistas que querrán legalizar su golpe de Estado del 1-O en Cataluña e indultar a sus artífices, así como del revisionismo histórico de Podemos y de su puesta del revés de las reformas del PP que han posibilitado la recuperación económica y la creación de empleo, lo que traería consigo pesadillas como la griega. Al grito de «¡Sí, se puede!», Iglesias ya le manifestó desde el minuto uno que es un presidente con pies de barro y pronto, mediante camisetas y otros instrumentos al uso, mostrarán sus pinturas de guerra.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído