El cronista de la Casa Real sigue pasando facturas a La Zarzuela

El deslenguado Peñafiel bucea en el baúl de los recuerdos para sacudirle otra leche a la Reina Sofía

"Doña Sofía, tan profesional ella, violentó la tradición pero, sobre todo, el protocolo en la visita oficial de los reyes de España al reino de Marruecos"

El deslenguado Peñafiel bucea en el baúl de los recuerdos para sacudirle otra leche a la Reina Sofía
Jaime Peñafiel y los reyes eméritos. PD

Lo ha vuelto a hacer. Jaime Peñafiel, en su artículo de todos los sábados en ‘La Otra Crónica’ (El Mundo), no deja pasar la oportunidad de meterle un buen tantarantán a la Familia Real española. Este 20 de octubre de 2018 carga contra la Reina Sofía, la actual emérita, por un hecho acontecido hace casi tres lustros. A eso se le llama vivir al hilo de la actualidad.

Apunta el rencoroso Peñafiel, uniéndolo al fallo protocolario de Sánchez y señora en la recepción en el Palacio Real el Día de la Hispanidad que:

El protocolo o un fallo de protocolo mejor dicho, ha sido noticia esta mi semana. Unos culpan a la Casa Real. Otros a Moncloa. Unos a Felipe VI. Otros a Pedro Sánchez. Pero lo cierto es que, por uno o por otro, alguien se colocó donde no debía, violentando la norma fundamental del protocolo: saber ser pero, sobre todo, saber dónde estar, dónde colocarte según quien eres por encima de quien crees ser.

Aunque el protocolo y la tradición forman parte de la Institución monárquica de todos los países cuya forma de Estado es la Monarquía, el 20 de enero de 2005, la reina Doña Sofía, tan «profesional» ella, en palabras del Rey Juan Carlos, violentó la tradición pero, sobre todo, el protocolo en la visita oficial de los reyes de España al reino de Marruecos. Y lo hizo desde el primer momento de su llegada cuando advirtió que la esposa del impresentable rey Mohamed VI, la princesa Lalla Salma, era relegada, por protocolo, a un puesto en la última fila de todos los actos programados.

Intenta justificar el machismo de la sociedad marroquí:

Cierto que la mujer, en Marruecos, carece del menor protagonismo siendo menos que nada. El protocolo ni la contempla. No olvidemos que nadie conoció a la esposa del rey Hasan, madre del actual soberano marroquí, Lalla Latifa, que reside en París donde su hijo la visita con asiduidad. Y la que hasta hace poco ha sido esposa de Mohamed VI, a diferencia de las mujeres que en todo el mundo cuando se casan con el rey se convierten en reina, Lalla Salma sólo fue princesa. Una princesa feminista y moderna.

A pesar de estas cualidades, cuando los reyes españoles llegaron a Rabat, Doña Sofía advirtió que la esposa de Mohamed VI no tenía acceso a la tribuna de honor desde la que los invitados reales recibían los honores en compañía del rey anfitrión, mientras la princesa Salma permanecía confundida entre las personalidades presentes en la recepción. Sin pensárselo dos veces, «exigió» su presencia cogiéndola del brazo.

Abunda en el detalle que a él más le interesa para apoyar su argumentación:

Pero donde la reina española rompió las estrictas normas de la monarquía alauita, fue en el Palacio Marchane de Tánger, donde quebrantó, incluso, las indicaciones del jefe de protocolo a la ministra española de Educación, María Jesús Sansegundo, sobre cómo tenía que saludar. Siguiendo el protocolo, la ministra saludó primero a Mohamed VI, a continuación a Don Juan Carlos y en tercer lugar a Doña Sofía. Pero, cuando se dirigía hacia el hermano del rey, Mulay Rachid, saltándose como se le había ordenado a la mujer del Rey, Doña Sofía la retuvo y le cogió la mano para que cumplimentara a la princesa Salma, situada junto a ella. Fue un gesto con el que quiso dignificar la figura de la mujer en un país donde su papel es de subordinación al hombre.

Y remacha:

También lo hizo con los varones que pasaban de largo ante la esposa del rey, situada a su derecha. No sólo les llamó la atención sino que pidió cumplimentaran primero a la princesa a quien convirtió en reina de Marruecos aunque sólo fuera por un día.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído