La LFP plantea una tasa millonaria por permitir a las emisoras acceder a los campos y narrar los partidos

Las radios, en pie de guerra contra el canon por retransmitir el fútbol

Las radios, en pie de guerra contra el canon por retransmitir el fútbol
Radio, fútbol, transmisión. EP

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ya había planteado meses atrás su pretensión de exigir un peaje millonario a las emisoras de radio para permitirles acceder a los campos y transmitir los partidos.

Sin embargo, el pasado martes 19 de julio de 2011 se lo dijeron cara a cara, en una reunión de más de dos horas, a Alfonso Ruiz de Assín, presidente de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC).

La respuesta de las emisoras públicas y privadas llegó este 20 de julio de 2011 , en un comunicado en el que «rechazan firmemente la pretensión de la LFP y afirman su unánime decisión de no entrar en negociación».

Como explica J.F. Alonso en ABC, las radios consideran que «el quehacer radiofónico está cubierto por el derecho a la información de los ciudadanos, consagrado en el artículo 20 de la Constitución, mientras que el artículo 19 de la Ley General de Comunicación Audiovisual recoge el derecho a la información exclusivamente en televisión».

 

Los derechos pertenecían en realidad a Mediapro, el grupo de Jaime Roures, quien los habría cedido a la LFP para su comercialización desde este año y hasta 2014.

La cifra que deberían abonar las emisoras ascendería a más de 15 millones de euros.

Sin embargo, para las emisoras no hay debate. En la nota -firmada por Punto Radio, Cope, Onda Cero, Prisa Radio y Radio Marca, así como RNE y emisoras de la Forta- se dice que «la radio está mucho más cercana a la prensa escrita, cubierta asimismo por el derecho a la información, que a la televisión»; que los ingresos «se ven compensados por la aportación diaria que las radios hacen a la animación del espectáculo futbolístico en todos sus programas»; y que «la pretensión de la LFP se plantea en un momento de fuerte crisis económica agravada en los medios de comunicación».

La AERC insiste en que «los aficionados pueden dejar de asistir a un partido si se televisa pero no si se retransmite solo por la radio, lo que demuestra la clave periodística del quehacer radiofónico y la falta de perjuicio alguno a los clubes».

En la campaña 1992-1993, las radios pagaron una cantidad para rehabilitar las cabinas de retransmisión.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído