Campo Vidal entra en las “quinielas” para presidir el Ente

Luis Fernández dejará a De la Vega una bomba de relojería en RTVE

Sacaluga le sustituiría hasta la renovación del consejo en enero

Fernández deja huérfano el Consejo en un momento delicado para RTVE

La tensión vuelve a subir varios grados en RTVE. La dimisión de Luis Fernández es inminente. Por venganza por el ninguneo recibido, quiere dejar al consejo huérfano en un momento crucial para el ente público. Ya empiezan a surgir los primeros nombres para sustituirle. Miguel Ángel Sacaluga, actual consejero por el PSOE, podría asumir el mando hasta enero (momento en que se renovará el consejo). A partir de ahí, Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión, se postulará como candidato.

Según revelan a Periodista Digital fuentes del propio Consejo de RTVE es el propio Luis Fernández quien va difundiendo por los pasillos que se quiere ir. Sus diferencias con el Gobierno sobre el nuevo modelo de financiación de la cadena pública son irreconciliables. No sólo por cargarse la publicidad, sino también por las nuevas restricciones para la producción de series propias han sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Fernández.

Aún no hay un comunicado oficial pero todas las fuentes apuntan a que en la reunión del consejo de RTVE de mañana se ratificará el cese de Luis Fernández. Decisión que se comunicará tras el Consejo de Ministros de este viernes.

SACALUGA TIENE TODAS LAS PAPELETAS

A Rey muerto, Rey puesto. Miguel Ángel Sacaluga, consejero de CRTVE por el partido socialista, se perfila como el próximo presidente del consejo, según fuentes del Ente público.

Estas mismas fuentes señalan, sin embargo, que es un candidato «controvertido» y que su mandato sólo durará hasta enero, cuando se renueve el Consejo de RTVE.

Por tanto, a partir de enero, con un nuevo equipo de gestión en RTVE, los rumores apuntan a Manuel Campo Vidal con el próximo presidente.

MARCHA DE FERNÁNDEZ

La estrategia de Fernández al no comunicar formalmente su marcha podría ser una sutil forma de venganza porque sabe que su sustitución no será tarea sencilla. Para empezar, requiere un acuerdo entre PP y PSOE en el consejo de RTVE. Además, el candidato debe contar con el apoyo de dos tercios en el Congreso. Y eso sólo tiene una lectura: una patada en el trasero del Gobierno por ningunearle sacando la nueva ley de financiación a sus espaldas.

Algunos miembros del consejo apuntan a que:

«Está cabreado porque la Ley de financiación le corta las alas al futuro. El Gobierno le ha prometido determinadas cosas que no van a ser así en el proyecto general de televisión.»

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído