El camarero Albert Solà Jiménez, conocido en su pueblo como 'el monarca', le sirve en bandeja a la cadena pública catalana otra ración de tortas al rey emérito

La tabernaria entrevista en TV3 al hijo ilegítimo catalán de don Juan Carlos: «Le dije que era un enfermo»

"Mi padre ha abusado, ha usado la Corona para beneficio propio. Ha hecho cosas, pero ha tirado demasiado para él. Sus rollos de mujeres y amantes..."

Si fuese verdad su parentesco, Felipe VI perdería la Corona y este ampurdanés se convertiría en el rey Alberto

Se llama Albert Solà Jiménez, tiene 62 años y dice ser el hijo ilegítimo del rey emérito don Juan Carlos, a pesar de que su demanda de paternidad fue rechazada por el Juzgado de Primera Instancia 34 de Madrid en el año 2015. (La nueva amante secreta del rey Juan Carlos a quien ETA destrozó la vida).

Pero el camarero ampurdanés sigue empecinado en lo suyo, y al programa  ‘FAQS’ TV3 le ha venido al pelo el follón que ha monado Corinna para sacarlo a la palestra bandeja en mano, consiguiendo en la franja nocturna un 20,6% de share, lo que no está nada mal para una cadena millonaria que no ve ni el tato.

La presentadora Laura Rosel, le salió así al encuentro en un bar del municipio gerundense de La Bisbal, donde vive este hombre: «Sí, yo lamentablemente soy hijo de Juan Carlos», y mientras le servía un bocadillo le dio de paso una buena ración de tortas al que dice que es su verdadero padre, –asegura que fue un bebé robado y que su historia «está llena de pistas que lo demuestran aunque no sean demostrables legalmente»-.

Si se hicieran las pruebas de ADN y resultara ser hijo del rey, Felipe VI perdería la Corona ya que la Constitución obliga a que el sucesor de Juan Carlos sea el mayor hijo varón. Así, se convertiría en el rey Alberto., aunque asegura que no está por la labor:

«No me gustaría. Yo soy una persona de a pie, no he sido educado para eso, he visto el padecimiento del campesino, no encajaría».

Y carga sin contemplaciones contra el emérito sin cortarse un pelo:

«Mi padre ha abusado, ha usado la Corona para beneficio propio. Ha hecho cosas, pero ha tirado demasiado para él. Sus rollos de mujeres y amantes… Le escribí una carta donde le decía que era un enfermo de poder y un avaricioso. Qué pueden esperar los españoles de un rey si no reconoce a su hijo«.

Dice que no se parece en nada a su «hermano» Felipe VI, que es más Grecia que Borbón, pero es clavado a Juan Carlos:

«La gente que lo conoce me dice que soy muy parecido, campechano, bromista…Mi padre dijo que le gustaría ser el rey de la república».

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído