GH-Dúo

Se descubren todas las mentiras de Sofía Suescun

Ojito, con esto no quiero decir que Albalá sea un santo

Se descubren todas las mentiras de Sofía Suescun
Sofía RS

La vida en Guadalix da más piruetas de la cuenta y, oye, hoy pienso que Alejandro ha sido una víctima peligrosa en manos de Sofía

La verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano. La audiencia ha decidido que la expulsada de esta semana sea… ¡Sofía Suescun (22 años)! Se le acabó el cuento. Ya no caben las segundas interpretaciones. La verdad, a la cara. Y es que, querida, vale que hayas disparado contra diestro y siniestro, pero tu condena más gorda, la de este jueves, ha sido meterte con el papel de madre de quien no te corresponde. Eres tóxica y peligrosa. Esta semana en Gran Hermano DÚO se han llevado todo el protagonismo Alejandro Albalá y Suescun. Ella ha pagado a crédito -y menudos intereses a largo plazo- su expulsión de GH DÚO: ha pisado demasiados callos inexistentes. Las mentiras tienen las patas muy cortas. Y, sobre todo, las calumnias. ¡A tu casita, chica!, según recoge Jesús Carmona en El Español.

Todo, sobre el tapete: se ha descubierto que todo lo ha hecho por el concurso, que nada ha sido verdad. Juro que en sus ojos al despedirse de Alejandro he visto una disculpa soterrada. Eso, y un susurro cómplice. Bah, ya sabes cómo va esto: «El show debe continuar, no seas tonto». Que sí, que no se soportaban; uno estaba más entregaíto que el otro y, por ende, uno sufría más. El amor es así; sufre el que quiere más. Nadie lo ha inventado, pero no se lo puede burlar fácilmente: se siente. Y de qué manera. Después de un sí pero no casi titánico entre ambos concursantes, en el que hoy se adoraban y mañana se odiaban con toda su alma, quedaban unos escombros entre los que ha escarbado la audiencia con un claro vencedor: Alejandro. No cabe duda de que han vivido al límite en lo sentimental; han cabalgado entre el sentimiento y el reality.

El más pringado, por si cupiera alguna duda, ha sido Albalá, el chavalín está muy enamoradete y ella, bueno, ella juega muy bien. Vamos a decirlo claramente: en sus venas fluye más reality que en las de todo el plató de GH DÚO junto. Ha jugado con el feminismo, con el compañerismo, con los sentimientos, con el amor de una madre, con el de un padre ausente… ¡Todo le ha valido…la expulsión!

Ya Sofía no llega. Ojito, con esto no quiero decir que el menda, Albalá, sea un santo. Ahí lo tienen diciéndole a la niña que cuidado con las bragas que se pone -por Dios, qué blasfemia, que no se transparenten- y el sujetador que no enseñe más pezón de la cuenta. Sí, sí, el mismo; que no lo santifico ahora, que conste. Pero la vida en Guadalix, como la auténtica, la de usted y yo, da más piruetas de la cuenta y, oye, hoy pienso que Alejandro ha sido una víctima peligrosa en manos de Sofía. Atención a ese vídeo suplicante en el que el aspirante a piloto -aquello lo dijo en el año 20…. hups, hemos perdido la conexión- se arrodilla a media noche suplicándole, capucha en ristre, que lo entienda, que lo perdone, que cordialidad y amor. Y ella, con un par, se gira en la cama y pasa de él: ¡maltrato psicológico! Ahí sale la verdadera naturaleza del ser humano. La que vive agazapada, pero está latente.
Yo creo que no hace falta añadir nada más: quién está teledirigido y quién todavía se revuelve ante los cánones. Cuidado con esos mensajes testosterónicos que pueden traducirse en cosas más serias. Ahí los tienen: a Sofía diciendo que la madre de Alejandro es mala y tiene la mirada sucia; y a él -de Galdeano- que hace con su hija lo que quiere, que no la deja ser feliz, que la manipula como le entra en gana y que Sofía jamás será ella hasta que su madre entienda que la deba dejar en paz. ¿El último cartucho -tardío- de Sofía? Su supuesto romance con Kiko Matamoros (62) antes de entrar en el concurso. La tía, si bien lo desmintió de pleno al comienzo, ahora titubea en exceso, ay, ni sí ni no, no sé decirte, Jordi González (56).

Pues NO, hija, NO. Tú, tan feminista. ¿Sabéis cuál es el problema? Que colocamos en estandartes a personas de 22 años. ¡Nunca pasó nada entre vosotros! Eres una maltratadora emocional de un par de narices. Resumiendo y se acabó: me quedo con Albalá y punto. Yo, Y LA AUDIENCIA TAMBIÉN. ¡Te han expulsado por SEGUNDA vez! Ya no eres la reina de nada. Albalá, pese a todo, es más limpio que tú, no está tan contaminado. Suescun, y lo siento, estás llena de hormigón.

Dentro no tienes nada. Estás hueca. Y ese relleno -de mentira- es utilizado por ella para llenarlo de conceptos sucios contra Alejandro: machista, misógino, tú hiciste que yo me tomara esos gestos como algo normal. No me digan que no es larga la menda. Sabe de tele más que Paolo Vasile (66), que ya es decir. Lo siento: ha sido castigada en el fuego eterno por MALA. No conoce límites y eso es muy peligroso. De momento, se acabó su enganche de la tele. Yo, si tuviera una madre inteligente, le pediría que me ayudara. Bah, ni lo intentes.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído