Moratinos viaja a Marruecos para ver cómo va el enfando tras la visita del Rey a Ceuta y Melilla

Juan Cruz Osta(PD).- Marruecos, tras la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, decidió llamar a consultas a su embajardor en España. Calificó este acto oficial de la Corona como «lamentable» y el Gobierno del país vecino la consideró como una afrenta. Moratinos, dos meses después, viaja a Rabat para comprobar cómo están los ánimos y si todo puede volver a su cauce. Un viaje de quíteme usted estas pajas.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, viaja este jueves a Rabat para entrevistarse con su colega marroquí, Taieb Fassi Fihri, dos meses después de que el reino alauí llamara a consultas a su embajador en Madrid, Omar Azziman, en señal de protesta por el viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla.

Moratinos saldrá por la mañana hacia Rabat y prevé regresar a Madrid en la tarde, por lo que podría volver a tiempo para recibir a las cooperantes española y argentina de Médicos sin Fronteras que fueron liberadas en Somalia tras casi una semana de cautiverio.

El foco de atención de la entrevista entre Moratinos y su colega marroquí estará sin duda en si de ella sale una fecha para el regreso del embajador, lo que equivaldría a normalizar las relaciones entre ambos países, que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se esmeró en mejorar tras la última etapa del Ejecutivo de José María Aznar.

El Rey Mohammed VI decidió el pasado dos de noviembre llamar a consultas por un tiempo ‘indefinido’ a su embajador en España, dos días después de que España anunciara la visita «lamentable» de los Reyes a «las ciudades ocupadas» de Ceuta y Melilla el 5 y 6 de noviembre pasados, según anunció entonces el Ministerio de Exteriores alauí.

En declaraciones posteriores de miembros del Gobierno marroquí, Rabat condicionaba el fin de la crisis a que el Ejecutivo español aceptara iniciar un diálogo sobre el futuro de las ciudades autónomas. El ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, indicó en noviembre pasado que ese diálogo era «absolutamente indispensable para solucionar la crisis».

Por parte del Ejecutivo español se señala, tal y como declaró el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la pasada Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, que no está previsto introducir «temas nuevos» en el diálogo con Marruecos, descartando así que se abra una discusión sobre Ceuta y Melilla.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído