La lluvia se alía con Rajoy consigue disuadir a muchos «sublevados» se manifiestarse

La lluvia se alía con Rajoy consigue disuadir a muchos "sublevados" se manifiestarse

Juan Cruz Osta (PD).- «María sí, Mariano no». Una pancarta coronaba al pequeño grupo de personas que se han reunido a las puertas de Génova, convocadas por SMS. Los conocidos como los sublevados han pedido la «dimisión» de Rajoy y han lanzado consignas a favor de María San Gil. La lluvía que caía con fuerza en Madrid le ha hecho un favor al líder del PP. Eso sí, conforme salía el sol, la manifestación ha ido engordando.

No es una más dentro del partido. Por eso, después de que María San Gil anunciara que abandona el barco, las bases se movilizaron para leerle la cartilla a Rajoy.

A lo largo de la tarde del jueves, los teléfonos no pararon de sonar. El mensaje era claro: «Concentración en apoyo de María San Gil. Viernes a las doce en la sede del PP, Génova 13. Pásalo».

Así, y a lo largo de la mañana, comenzaban a llegar los primeros ‘disidentes’ populares. Ninguna cara conocida. Tan sólo los reporteros de CQC ponían color a un día gris cuya inclemencia parecía haberse aliado con Rajoy.

Cualquiera que no hubiera seguido la actualidad política pensaría que se trataba de un grupo de ciudadanos que intentaban resguardarse de la lluvia si no fuera por una pancarta que, a la consigna de ‘Mariano no, María sí’, encabezaba la escueta concentración.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, llegaba a la sede del PP minutos antes del mediodía para participar en el Foro de Diálogo de los Gobiernos Locales junto a Rajoy, donde ha sido recibido con gritos de “cobarde, traidor y asesino”.

En los corrillos, el grito de «Rajoy, traidor», «Gallardón, dimisión» y «María no estás sola» se mezclaba entre la indignación por la salida de Ortega Lara y el eslogan, ya manido, de «somos muchos los que hemos votado al PP, no a Rajoy».

A partir de las doce y media, conforme la lluvia a dado tregua a los manifestantes, el grupo ha ido creciendo, llegando, incluso, a los trescientos, según calculaban los propios asistentes a la protestas.

Con el grito de «Rajoy, vete hoy», los asistentes pedían primarias.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído