Ángel Gabilondo, fraile antes que ministro

Ángel Gabilondo, fraile antes que ministro

(PD).- Misteriosamente, todas las biografías oficiales del flamante nuevo titular de Educación, el donostiarra Ángel Gabilondo, comienzan en 1980, cuando el ya hoy ministro y aún rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) se incorporó a éste centro docente en 1980 como profesor colaborador tras licenciarse en Filosofía y Letras. Casado y con dos hijos, Gabilondo es Catedrático de Metafísica en la UAM y profesor de su Facultad de Filosofía y Letras (donde ha sido decano entre 1989 y 1992). Sin embargo, tanto la biografía oficial del Ministerio de Educación como la de la Agencia EFE omiten el pasado religioso del sustituto de Mercedes Cabrera y hermano del conocido periodista Iñaki Gabilondo.

El nuevo titular de Educación, el quinto de nueve hermanos de una conocida familia donostiarra, estudió en el colegio de los corazonistas de San Sebastián (en Mundaiz). Posteriormente ingresó en la Congregación del Sagrado Corazón, donde ejerció de profesor en sus centros escolares antes de abandonar esta comunidad religiosa. Aún más, el entonces ‘hermano’ Ángel Gabilondo al menos llegó a escribir un Catecismo del Sagrado Corazón (Enséñanos a amar, Ediciones Mensajero, 1969) junto a otros siete autores «hermanos del Sagrado Corazón», según informa Miguel Gil en lanacion.es.

Gabilondo, impulsor del doctorado Honoris Causa a Santiago Carrillo en 2005 en la UAM, ha destacado públicamente por su apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero (miembro de la «Plataforma de apoyo a Zapatero»), y como firmante del manifiesto «Por la convivencia contra la crispación». Ahora dirige el ministerio que ha impulsado la asignatura de Educación para la Ciudadanía -con decenas de miles de objetores-, materia que para muchos no es otra cosa que una suerte de ‘Catecismo del buen socialista’. Alrededor de un millón y medio de personas se manifestaron en Madrid en 2005 contra la Ley Orgánica de Educación que proyectaba esta asignatura.

Gabilondo, ‘de Catecismo en Catecismo’, hoy responsable de Educación para la Ciudadanía, entonces escribía en el ‘otro’ Catecismo perlas como la que sigue:

«Llamados a dar testimonio de su amor. Todos hemos oído o leído el fuego y el entusiasmo que ponen las células comunistas en propagar su doctrina. A veces, a los cristianos se nos critica con razón por no cumplir la doctrina del evangelio y por no anunciar a Cristo con fervor».

Irónicamente, la diferencia entre el Catecismo que escribió en 1969 y el otro (EpC), del que hoy es responsable, es que el de los sesenta hoy se propone mientras que Educación para la Ciudadanía se impone… con el mismo ‘catecista’.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído