DESPILFARRO

Sánchez e Iglesias desviaron 807 millones de euros para sobresueldos en plena pandemia

Entre los beneficarios de este incremento salarial podría encontrarse Fernando Simón

Sánchez e Iglesias desviaron 807 millones de euros para sobresueldos en plena pandemia
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el Congreso tras formar Gobierno.

En 2020, el Gobierno destinó 807 millones de euros a pagar pluses de «productividad» y «gratificaciones» a trabajadores de la Administración General del Estado. Sin embargo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez sólo había presupuestado 734 millones para este menester.

Los potenciales beneficiarios de estos sobresueldos son los más de 600.000 empleados -entre funcionarios, laborales y eventuales- que desempeñan su trabajo para la Administración del Estado, en las Fuerzas Armadas, en Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y en la Administración de Justicia, pero son muchos menos los receptores.

En el año de la pandemia, con el mayor hundimiento de la economía española desde la Guerra Civil, el Gobierno central destinó un 10% más de lo presupuestado –73 millones– a aumentar los ingresos de muchos empleados de la Administración, tal y como asegura El Español y recoge ahora Periodista Digital.

Además del salario básico, la nómina de un empleado público puede incluir una retribución complementaria. Es en este segundo apartado donde entran los suplementos que reparte de manera discrecional la dirección del departamento en cuestión. Ese dinero extra que ingresa el trabajador se conoce popularmente como «bufanda».

La Ley de Función Pública subraya que la entrega de estos sobresueldos tiene un carácter «subjetivo» e «individual» y su finalidad es retribuir «el especial rendimiento, la actividad extraordinaria y el interés con el que el funcionario desempeñe su trabajo». En la práctica, eso significa que cada jefe de departamento dispone de una cantidad y la reparte entre sus empleados como considera oportuno.

Los 17 ministerios que formaron el primer gabinete de Sánchez se repartieron no se gastó ni un céntimo más de lo que se presupuestó: exactamente, 692.915.752 euros. Ahora, ha sido el gobierno de coalición con la formación de Pablo Iglesias ha  disparado el gasto.

La situación es bien diferente en el apartado de «gratificaciones». El mismo año en el que 1,9 millones de españoles perdieron su empleo, el Gobierno destinó 73 millones de euros más a remunerar a determinados empleados.

La partida inicial para cubrir este capítulo era de 41,5 millones, pero acabaron destinándose 114.583.957 euros.

La ley explica que esta partida, «de carácter excepcional», está destinada a retribuir «servicios fuera de la jornada normal» que «no forman parte de la retribución mensual ordinaria», en este caso -según apuntan a PD fuentes próximas a Sanidad- podría encontrarse Fernando Simón. Su importe no es fijo ni regular, «es un concepto retributivo de carácter discrecional, tanto en los requisitos para su concesión como otros aspectos, como la cuantía».

Los empleados que accedieron a este complemento también cobraron productividad, trienios y complemento de destino, si es que tenían derecho a ellos.

Para tapar ese agujero de 73 millones en las arcas públicas, o bien habrá que reordenar partidas de los Presupuestos, detrayendo cantidades de otros capítulos, o tendrá que recurrirse al Fondo de Contingencia, creado para cubrir gastos «imprevisibles» o «urgentes».

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Lo más leído