INFORME LAMATA

[VÍDEO] La hemeroteca crucifica a Pujol… y a toda la derecha mediática que le defendió

Pedrojota Ramírez, Anson y Losantos fueron sus valedores

«El caso Banca Catalana se basa en las presuntas irregularidades cometidas por los directivos de esta entidad hace años, pero tales irregularidades eran comunes y frecuentes en el mundillo bancario (…) En el caso de Pujol hay que recordar su actividad política contra un sistema dictatorial (…) Amplios sectores de opinión ya han dictado su veredicto, es de desear que el de la Audiencia de Barcelona sea coincidente con él».

Los fragmentos arriba reproducidos, publicados en noviembre de 1986, poco antes de conocerse la resolución absolutoria de Banca Catalana, no corresponden a ‘El Periódico de Catalunya’ que tanto se volcó entonces con el President, tampoco a ‘La Vanguardia’ donde entonces brillaba con fuerza ese gran periodista – y gran pujolista – Ibañez Escofet. Ni siquiera de aquel ‘El Correo Catalán’ en cuyo accionariado hubo tanta oscuridad convergente. No, ese editorial en el que se aseguraba que la opinión pública ya había dictaminado que Pujol debía ser absuelto correspondía al periódico dirigido por Pedrojota Ramírez en 1986, y llevaba el clarividente título de ‘Moralmente Inocente’.

Jordi Pujol fue bautizado por el catalán Ramón de España, como el ‘Papá Pitufo’ de Cataluña. No pudo poner mejor apodo, el venerable Papa Pitufo era el que enseñaba y espabilaba a sus pitufitos para actuar rectamente, ningún pitufo decente hubiera osado atacar ‘al gran Pitufo’, salvo que fuera Azrael, el gato esbirro del malvado Gargamel.

Las ‘confesión’ de Pujol del pasado fin de semana ha animado a algunos a pedir sangre – autocrítica es el eufemismo – contra los medios catalanes por su proteccionismo al «honorable». Hagamos un servicio a la unidad y ampliemos la terapia a la tierra del oso y el madroño, donde tantos medio de comunicación nos presentaban a ese entrañable ‘Papa Pitufo’ que integraría a sus pitufitos en España y que poseía el antídoto que podía curar a «los pitufos negros» del facherio anticatalán, la mercancía más deseada para una derecha que se borraba a toda prisa sus tatuajes franquistas. A fin de cuentas, él era de derechas, no era anti-catalán y en su tierra ganaba a la izquierda, ¿quién mejor que él para expender tan codiciada vacuna?

Banca Catalana, la defensa al ‘español del año’

Mucho se ha recordado aquel galardón de ‘el español del año’ que ‘ABC’ concedió a Jordi Pujol, pero se pone menos énfasis en el contexto: se hizo en el año 1984, en plena polémica por la querella presentada por la Fiscalía – concretamente por Jiménez Villarejo, hoy destacado colaborador de Podemos- contra Papá Pitufo por el caso Banca Catalana. Los diarios madrileños ‘ABC’, ‘Diario 16’ y ‘Ya’ se lanzaron en sus brazos, acaso atraídos por su vacuna.

Aquel ‘ABC Verdadero’ de Anson, Luca de Tena, Casals y Marhuenda quería a toda costa casar a PP con CiU y si para ello había que presentar a Papa Pitufo limpio como patena, pues a movilizar jabón en portadas: la querella era una Maniobra política (20.05.1985) y una persecución política del PSOE(9.08.1986) contra uno de los pocos políticos de derechas que era capaz de vencerles en las urnas (18.07.1985) y los congresos convergentes eran «factores positivos del panorama político español» (11.01.1985). En resumen, Papá Pitufo era el principal garante de que Catalunya siguiera dentro de España (30.05.1985).

También la tribu donde andaban Ramírez y Jiménez Losantos quería meter a Papá Pitufo en la lavadora, ellos querían su brebaje para intentar extrapolar el éxito de CiU a una sucursal en Madrid encabezada por el actual abogado de la Infanta. Lástima que el número de artículos de la tribu16 peloteando aquello fue inversamente proporcional al de los votos cosechados en las urnas.

‘El País’, que en aquellos días fue el medio de Madrid más fiero, cambiaría de estrategia con el zapaterismo, para separar al PP de CiU, pensando que sin ‘la vacuna’, los peperos volvería a ser pitufos negros.

Doble lenguaje

Si el arma más criticada del pujolismo ha sido el doble lenguaje de vender reconciliación buenrollista en Madrid, al tiempo de rentabilizar victimismo anti-españolista en Catalunya, no es menos criticable el oportunismo mediático madrileño en torno a esa cuestión.

El primero en denunciar aquel ‘doble lenguaje’ fue Tarradellas en un amplio comunicado difundido en abril de 1981 en el que afirma cosas tan ilustradores como que Pujol le había prohibido decir «¡Visca Espanya!» en su discurso de despedida como ‘president’, pero los medios de Madrid apenas se hicieron eco del tema. Siguiendo una célebre frase del ‘gran Pitufo’, consideraban que ‘no tocaba’.

En 1993 CiU acordó un pacto de legislatura con el PSOE (1993-1996), sólo entonces el ABC ‘descubrió’ que había discriminación lingüística, publicando aquello de ‘Igual que Franco, pero al revés’ (12.09.1993), o afirmando que Pujol se había convertido en un ‘pequeño dictador’ (16.11.1995). Por lo visto la discriminación lingüística en Catalunya sólo es reprochable mientras CiU esté pactando con el PSOE, también ‘El Mundo’ publicó varios ataques al líder de CiU por considerarle cómplice de la corrupción socialista.

En 1996 el PP ganó las elecciones por ajustada mayoría, pero no podía gobernar sin CiU. Ipso-facto ‘El Mundo’ y ‘ABC’ se replegaron: Papá Pitufo seguía siendo quien detentaba «la cura» para no ser anti-catalán. Como dijo Pedro J. Ramírez en un célebre editorial: Aznar sólo podía gobernar girando al centro y para ser de centro debía pactar con Pujol «al que durante años se viene identificando en esta posición».

Ese mismo año 1996 un diputado del PP osaba usar el castellano en el Parlament de Catalunya, y los diputados de CiU – haciendo gala de ese ‘centrismo’ que decía ‘El Mundo’ – abandonaron el lugar porque le molestaba oír una intervención en aquel idioma tan pobre y hortera (Salvador Sostres dixit). Ante tamaño incidente uno pensaría que ‘ABC’ y ‘El Mundo’ dedicarían grandes portadas a denunciar aquella intolerancia. Pero no, de nuevo ‘no tocaba’, el antídoto de Papá Pitufo bien merecía sacriicios.

Mejor CiU, que PSC

En la actual elevan a Pasqüal Maragall a los altares los mismos medios que le vapulearon cuando era president. ¿O no decían los mandamases de ‘El Mundo’, ‘ABC’ o ‘La Razón’ en las elecciones de 2003 o 2006 que entre CiU y PSC, ellos preferían a CiU? ¿No decían cuando salió el temita del Estatut que era todo por culpa de Maragall y Montilla por no tener la misma visión de Estado que Papá Pitufo?

El 27.11.2005 el diario ‘El Mundo’ publicó su primer gran reportaje sobre las multas en Catalunya por no rotular en catalán. A partir de entonces Alex Salmón y Leonor Mayor realizaron un amplio despliegue contra la discriminación lingüística en Catalunya… de Montilla, es decir, del PSC. La normativa que defendía que el catalán era la lengua vehicular que debía prevalecer se había aprobado gobernando CiU, ‘El Mundo’ no consideró que debiera quejarse hasta que llegó el Tripartido, ¿No estaba ‘El Mundo’ haciendo lo mismo que Vidal Quadras, aquello que Pedro J. Ramírez definía en 1996 como «hacer política contra la mayoría de los catalanes»? El PSC no era Papá Pitufo, ni tenía pócima, se le podía atacar sin que ello te convirtiera en pitufo negro.

A ver si va a resultar que quien se nos presentó como Papá Pitufo era en realidad Gargamel usando una falsa ‘vacuna’ para controlar al gentío. De ser así – tomando la palabra a los tertulianos que ahora están asegurando que ‘siempre supieron de los chanchullos del clan Pujol’ (lo cual equivale a reconocer que se lo callaron, porque consideraron que ‘no tocaba’ denunciarlo, no fuera a perjudicar la Transición primero y los pactos PP-CiU después) – también quedaría claro quiénes han sido el gato Azrael.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído