El ‘efecto Illa’ se disuelve y la gran pregunta que inquieta al PSOE es cuál será el destino del ministro de Sanidad

El Govern aplaza las elecciones catalanas y Sánchez ya no sabe qué hacer con Illa y los independentistas

Las nuevas votaciones pasará al próximo 30 de mayo pese al rechazo inicial demostrado por el PSC

El Govern aplaza las elecciones catalanas y Sánchez ya no sabe qué hacer con Illa y los independentistas
Pedro Sánchez y Salvador Illa PD

A Pedro Sánchez se le derrumbaron todos sus planes políticos.

El Govern de la Generalitat ha impuesto a los partidos catalanes suspender las elecciones autonómicas previstas para el próximo 14 de febrero y trasladar su celebración al 30 de mayo.

Aunque entre críticas a la falta de previsión del Gobierno catalán para poder celebrar los comicios en la fecha inicialmente prevista, todas las formaciones han acabado aceptando trasladarlos al día escogido por el Ejecutivo.

Pese a oponerse a la nueva fecha, el PSC ha terminado por asumirla a regañadientes, pero ha advertido que impugnará la nueva convocatoria electoral si se aceptan nuevas candidaturas o coaliciones.

«Se puede cambiar la fecha, pero no las reglas del juego», ha advertido Miquel Iceta, quien ha representado personalmente a los socialistas en el cónclave celebrado este viernes 15 de enero en el Parlament y ha pronosticado: «La victoria de Salvador Illá se producirá el 30 de mayo como se hubiera producido el 14 de febrero».

El planteamiento del Gobierno catalán tumba la propuesta del PSC, que a última hora del jueves 14 de enero se abrió a retrasar los comicios, pero sólo un mes, hasta el 14 o el 21 de marzo, para no ver diluido el efecto Illa.

Sin embargo, Pedro Sánchez se enfrenta a una pelea con el calendario. El ministro de Sanidad debía dejar su cargo el próximo 28 de enero para comenzar la campaña al día siguiente. El cambio plantea una pregunta: ¿seguirá Illa frente a Sanidad como un ministro ‘zombie’ hasta el inicio de la nueva campaña?

También desde el PSOE temen la presión que pueda generar el cambio con sus socios del independentismo. ¿El motivo?, que los debates sobre los indultos a los presos golpistas estaba previsto para febrero-marzo, algo que podrían no estar dispuestos a retrasar los socios de Sánchez, quienes ya han amenazado con hacer tambalear su presidencia.

La advertencia de Carlos Herrera

Carlos Herrera, en su artículo de ABC de este 15 de enero de 2021, aseveró que la hipótesis de un retardo electoral en Cataluña [que ya es una realidad] no va a beneficiar en nada a Salvador Illa, especialmente porque se supone que cuanto más tiempo se deje pasar para la celebración de los comicios, peor serán los datos de la pandemia por el Covid-19 y eso restará necesariamente apoyos en las urnas:

Después de retirar a su ministro de Sanidad en lo más crudo de una pandemia para hacerle candidato a la Generalitat, las cifras de contagio ponen en peligro la celebración de las elecciones en la fecha convenida, con lo que puede darse un enfriamiento de las expectativas venturosas con las que al parecer contaba: si la vacunación no progresa y la pandemia se envalentona o se mantiene, su ministro tendrá difícil de aquí a mayo no darse un batacazo

Para el también director de ‘Herrera en COPE’ resulta bastante significativo que ahora mismo Illa, pese a los más de 80.000 fallecidos por el Covid-19, sea uno, por no decir el que más, de los más valorados entre los votantes catalanes:

¡Cómo serán los demás candidatos para que los catalanes valoren con más puntos la gestión de un ministro especialmente desafortunado como Illa!

Y, claro está, a otro al que esta medida perjudica sobremanera es al propio Pedro Sánchez que se quedaría totalmente al descubierto con sus pretensiones de poner en la calle a los golpistas del 1-O de 2017.

El presidente del Gobierno manejaba un calendario en el que el debate sobre el indulto a los Junqueras, Forcadell, Forn, Romeva, Bassa, Rull, Turull y los Jordis (Sánchez y Cuixart) iría justo después de las elecciones en Cataluña, pero ahora tendría que ser antes de los comicios, lo cual rompe en pedazos la estrategia de Sánchez.

Y de postre, como indica Herrera, detrás van también los de EH Bildu, que preguntan igualmente por qué hay de lo suyo, es decir para cuándo poner en libertad a los presos de ETA:

Le exigen indulto para sus socios golpistas y los herederos de ETA estudian poner un precio de difícil asunción para sus votos favorables: vaciar las celdas

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído