"No hay de qué preocuparse, estamos en buenas manos" ironiza en 'ABC'

El escalofrío de Ignacio Camacho con la pareja cómica Simón-Illa: «No hay nadie al mando»

"Uno encantado de su vacua cháchara y el otro con gesto contrito y eterna cara de circunstancias; incapaces ambos de transmitir la menor confianza"

El escalofrío de Ignacio Camacho con la pareja cómica Simón-Illa: "No hay nadie al mando"
Ignacio Camacho, Salvador Illa y Fernando Simón. PD

Escalofrío fue el sentimiento que sintió buena parte de la población al escuchar la última imbecilidad de Fernando Simón en rueda de prensa. El resto, solo sintieron risa floja.

Ignacio Camacho es quien pone la palabra correcto al sentimiento en su columna en el diario ABC este 13 de enero de 2021. Bajo título En buenas manos, el articulista define al dúo Illa-Simón como se merecen el ministro de Sanidad y el portavoz de la pandemia en España, en tono de chanza.

«Fue inevitable el escalofrío», comienza Camacho, «la misma inflexión de la voz, casi las mismas palabras, hasta el mismo o similar jersey». Y es que nadie olvida aquel primer vaticinio de Simón que le perseguirá hasta el fin de sus días en un cargo público.

Y es que el Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias se ha vuelto a coronar diciendo algo que no necesitaba decir, y de paso, echándole la culpa a los ciudadanos del aumento de contagios.

Un portavoz imposible de tomar en serio, convertido en motivo de cachondeo y befa, con la reputación destruida a los ojos de la nación entera.

Termina con Simón, Camacho, para introducir al ministro ‘saliente’ y definirlos como pareja de televisiva de sketch de Nochevieja:

Poco pueden esperar de esta pareja como de mediocre comedia cinematográfica, uno encantado de su vacua cháchara y el otro con gesto contrito y eterna cara de circunstancias; incapaces ambos de transmitir la menor confianza. En realidad, ejercen de lo que son: subalternos peones sin relevancia de un Ejecutivo instalado en la estrategia de no hacer nada.

Y el último palo:

Así el virus, el enemigo del año, cabalga otra vez desbocado sin que nadie dé la sensación de estar al mano. IIll a comunica el lento reparto de las vacunas como si fuera el encargado de una plataforma logística de Amazon y Simón reparte consejos paternales para que la población se ponga a resguardo.

«No hay de qué preocuparse: estamos en buenas manos», ironiza el columnista para terminar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído