Los diez mandamientos de la ley de Europa

El Presidente Van Rompuy se venga del Duque de Alba

Comisarios de Bruselas examinan a España

De Bruselas ha llegado un avión cargado de…supervisores. Tecnócratas eurocráticos con su traje gris, con su «tableta» en ristre, que vienen a hurgar, hasta éste viernes, en la España opaca de los libros de contabilidad del Estado.

Los manda mamá Europa para averiguar si estamos haciendo los deberes. Para someter al gobierno a las pruebas médicas rutinarias, tacs, resonancias, análisis y radiografías, y emitir después un diagnóstico sobre nuestras cuentas o nuestros cuentos macroeconómicos.

Estas cosas joden en un país que, in illo témpore, cuando los Austrias, ponía «picas en Flandes», como han estudiado tantas generaciones en los libros de historia.

Ahora, con la corona sobre la sien de los Borbones, tiene que resignarse a recibir a estos tercios flamencos poniendo «pegas en España» Cinco siglos después de que en las calles de Bélgica exclamase un pueblo acojonado: ¡qué viene el Duque de Alba!, en las calles de España se escucha el lamento de un pueblo resignado: ¡que viene Van Rompuy! Son las vueltas que da la vida; las vueltas que da la historia.

Le van a dar un nuevo repaso al cumplimiento de los diez mandamientos de la ley de Europa:

-Balanza por cuenta corriente

-Posición neta de inversiones

-Cuota de mercado exportador

-Deuda del sector público

-Deuda del sector privado

-Balance por cuenta corriente-Posiciones netas de inversión internacional

-Costes laborales unitarios nominales

-Tipos de intercambio efectivo

-Precios de vivienda

Estos diez mandamientos, como los de toda la vida, se resumen en dos:

-Tendrás más ingresos que gastos

-Y no te endeudarás hasta las orejas

Los seis primeros mandamientos, que aparecen en color azul, los suspendió España en la pasada convocatoria de febrero. Algunos, como el del empleo, con un cero patero que aleja la posibilidad de poder aspirar a entrar en breve espacio de tiempo en el euroreino de los cielos.

En aquella evaluación se consiguieron aprobados raspados en los cuatro mandamientos que aparecen en negro. Aunque, el que hace referencia a los precios de la vivienda, dejó perplejo al personal patrio que los padece en sus carnes.

La evaluación de abril

De nuevo están aquí, esos hombres de negro de Bruselas, para darle un repaso a éste país que figura en la lista de los alumnos menos aventajados. Con los resultados que obtenga España en esta evaluación de abril, está en riesgo un nuevo tirón de orejas, una llamada al orden y, en caso de persistencia en el tiempo, la paradójica amenaza de una sanción económica que podría ascender a 1000 millones de euros.

Duro, contradictorio y estúpido castigo a cualquier socio de la Unión Europea que, además de pobre, puede acabar apaleado. Europa es esa institución bipolar que puede pasar de madre a madrastra en menos que canta un gallo, una cifra o un indicador macroeconómico.

Por si el mal de muchos causa el efecto placebo de consuelo de tontos, conviene aclarar que se están examinando, simultáneamente, otros diez países de todo pelaje y condición: Bulgaria, Dinamarca, Francia, Eslovenia, Chipre, Bélgica, Suecia, Reino Unido, Finlandia e Italia.

¡Un poco de silencio, por favor! La España de Rajoy, de De Guindo, de Montoro, se está examinando ante Dios, Europa y la historia.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído