A CUENTA DEL ESTADO ESPAÑOL

Pedro Sánchez declara ‘secreta’ la boda de su cuñado para ocultar lo que pagó el sufrido contribuyente español

El presidente socialista acudió en helicóptero oficial y Moncloa desplegó a decenas de agentes en el pueblo riojano de Aldeanueva de Cameros

Pedro Sánchez declara 'secreta' la boda de su cuñado para ocultar lo que pagó el sufrido contribuyente español
Uno de los Super Puma del 402 Escuadrón, Pedro Sánchez y Begoña Gómez. EP

Es un escándalo y lo destapa con todo detalle este 16 de diciembre de 2018 el periodista Roberto Pérez en ‘ABC’: «Hemos pagado los sufridos contribuyentes españoles una buena parte de último jolgorio familiar que se han dispensado el socialista Pedro Sánchez y Gegoña Gómez».

Y como quieren que la ciudadanía sepa lo que le ha costado la broma, el Gobierno socialista ha vuelto a echar mano del secreto oficial para ocultar cuánto supuso al Estado español la boda del cuñado de Pedro Sánchez, celebrada el pasado 30 de junio en la pequeña localidad riojana de Aldeanueva de Cameros (Pedro y Begoña reservan el Falcon para disfrutar a cuenta nuestra estas vacaciones de Navidad).

Desde que Sánchez se instaló en La Moncloa, a principios de junio de 2018, han sido varias las polémicas en las que se ha visto envuelto por la utilización de medios públicos para viajes controvertidos.

Por ejemplo, cuando viajó con su mujer y sus hijas en un avión Falcon del Ejército para acudir a Castellón y asistir a un concierto del Festival de Benicasim (Socialismo caviar: el catering ‘deluxe’ de Sánchez y sus amigos a bordo del Falcon).

Cuando se le pidieron explicaciones echó mano de la Ley de Secretos Oficiales. Y, con otras palabras pero similar muleta legal, se ha despachado también el Gobierno la petición de información sobre el viaje a la boda del cuñado de Pedro Sánchez, el hermano de su esposa Begoña Gómez (La extraña decisión que toma el ministerio de Defensa para el Falcon 900 del pájaro Sánchez).

Moncloa también considera que la presencia de los Sánchez-Gómez en la boda de Aldeanueva de Cameros es materia clasificada «por razones de seguridad». Y que, por ello, «no se puede facilitar información individualizada de los dispositivos» que se desplegaron (Sánchez moviliza ‘un helicóptero, un Falcon y un Airbus’ para ir a Valladolid que está a una hora en tren).

Así se ha despachado el Gobierno la batería de preguntas que le habían presentado en el Congreso los diputados riojanos del PP Emilio Del Río y Mar Cotelo.

En ellas no solo pedían datos concretos de los recursos oficiales que se desplegaron en aquella boda, sino también el coste que conllevó a las arcas del Estado.

Asimismo, esos dos diputados pidieron al Gobierno que diera su opinión al respecto. Por ejemplo, solicitó al Ejecutivo que indicara, por escrito, qué le parecía que Pedro Sánchez y su mujer usaran un helicóptero Super Puma del Ejército del Aire para acudir a aquella boda -viajaron de Madrid al aeropuerto riojano de Agoncillo, y del aeródromo al pueblo de Aldeanueva de Cameros fueron en coche oficial, con vehículos de escolta-.

Entre esa batería de preguntas, el PP también pidió al Gobierno que dijera si veía «adecuado y necesario» el despliegue de medios oficiales que hubo para un acontecimiento que era «estrictamente privado».

El Gobierno, sin embargo, ha evitado dar ningún detalle al respecto. Ni datos sobre los medios desplegados, ni lo que costaron, ni si le parece oportuno que se dispusiera tal nivel de recursos oficiales para aquella boda en familia.

Toda esa batería de preguntas se las despacha el Ejecutivo con una única respuesta de ocho líneas exactamente, en las que se limita a decir que «por razones de seguridad» no va a dar la información solicitada por el PP.

También indica que el dispositivo desplegado en esa boda del cuñado de Pedro Sánchez fue dispuesto por el Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno, que trabaja a estos efectos en coordinación con el director de gabinete de Pedro Sánchez y con el Ministerio del Interior.



Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído