Durante su mandato se elaboró un documento que de haberlo aplicado a principios de 2020 se hubiese evitado un torrente de fallecimientos por el coronavirus

Las mentiras del Gobierno Sánchez no las sostiene ni Zapatero: este es el plan que en 2005 aconsejaba cancelar eventos en caso de pandemia

Eventos como el 8-M propiciaron que el Covid-19 se desbocase en España y ya fuese imposible de controlar

Las mentiras del Gobierno Sánchez no las sostiene ni Zapatero: este es el plan que en 2005 aconsejaba cancelar eventos en caso de pandemia

Pedro Sánchez puede seguir vociferando y alegando que hasta el 9 de marzo de 2020 no sabía nada de los efectos que podía acarrear el coronavirus.

Lo cierto es que no solo desoyó las advertencias en firme de la Organización Mundial de la Salud, sino también las que se le hicieron desde la Unión Europea.

Y varias fueron las fechas en las que pudo rectificar desde el 24 de enero de 2020. Pero primaba lo que primaba, la manifestación feminista del 8-M.

Pero lo peor no fue hace caso omiso a esas organizaciones. Es que incluso no hizo caso a los consejos que tenía dentro de su propio Gobierno.

Tal y como revela este 30 de abril de 2020 el diario ABC, a Pedro Sánchez le hubiese bastado recurrir al ministro de Sanidad, el filósofo Salvador Illa para que hubiese tirado de archivo y rescatar un plan que ya se había elaborado entre 2005 y 2006 para hacer frente a pandemias como la del Covid-19.

En ese documento se resalta la importancia de una actuación rápida para contener el contagio y de la necesidad de contar con una reserva estratégica de material sanitario.

Se trata del Plan de Preparación y Respuesta ante una pandemia de gripe, elaborado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa y actualizado y ampliado en años sucesivos.

Este documento estaba pensado para afrontar ese virus en cuestión, pero hay patrones claramente comunes con el coronavirus, como su rápida propagación, por lo que las medidas de prevención y alerta de aquel son extrapolables a la crisis sanitaria de ahora. Entre ellas se reseña la importancia del distanciamiento social, el aislamiento de los casos y las medidas de protección personal.

MEDIDAS QUE NO SE APLICARON

El texto contempla medidas tales como el adelanto de las vacaciones, la cancelación de eventos públicos como conciertos, concentraciones deportivas, cines, teatros o conciertos, el cierre de iglesias, instalaciones de tipo recreativo, edificios públicos y grandes almacenes, la reducción del número de pasajeros en los medios de transporte público e incluso el establecimiento de un cordón sanitario en territorios insulares.

Sin embargo, el Gobierno de Pedro Sánchez no tomó medidas contundentes hasta dos días después de la manifestación del 8-M en Madrid, de varios encuentros deportivos, de la Mascletá valenciana, del congreso de VOX en Vistalegre o de la normal programación de películas o espectáculos en cines y teatros de toda España. Casi quince días después.

Ese 10 de marzo España se levantaba con la cifra oficial de 25 muertos y 1.500 contagiados que correspondían en realidad a un mínimo de una semana y media antes, pues todos ellos habían pasado ya por la fase de incubación, desarrollo de síntomas, análisis y obtención de resultados.

Cuando el virus llegó a España, el Ejecutivo ya era consciente de la rápida propagación y letalidad del Covid-19 por los acontecimientos sucedidos en China, en Irán y después en Italia. No era por tanto ninguna sorpresa que España se enfrentaba a una crisis sanitaria de una envergadura en el mejor de los casos similar a la gripe aviar.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído