Que me expliquen lo del ‘Rafita’

MADRID, 19 (OTR/PRESS)

He dejado pasar varios días desde que ocurrieron los hechos para no escribir en «caliente». He esperado incluso a la celebración del bicentenario de la «La Pepa» para imbuirme de ese artículo que tanto llama la atención sobre la obligación de los españoles de ser «justos y benéficos». Y ya en frío y tan lleno de buena voluntad como de deseo de justicia, pregunto a quien corresponda ¿por qué está en libertad ahora mismo alguien como «el Rafita»?

Para quienes no le recuerden, el tal «Rafita» es uno de los asesinos de Sandra Palo, miembro de la banda El chupete y con antecedentes por haber disparado con una escopeta de perdigones de forma indiscriminada a los viandantes antes de lo de Sandra. Por el caso Sandra Palo fue acusado de secuestro, violación y asesinato, sentenciado -tenía entonces 14 años- y puesto en libertad de un centro de Internamiento tras cumplir 4 años de condena. Desde entonces ha sido detenido diez veces y puesto en libertad, con o sin cargos, otras tantas.

El jueves pasado fue detenido por la Policía dentro de una operación especial -«Rafita» estaba en busca y captura desde agosto de 2011 por su vinculación con una banda dedicada a robar y desguazar vehículos- en la que el delincuente hirió a dos agentes. Para proceder a su detención, se montó un dispositivo importante y dos policías se disfrazaron de barrenderos esperando el momento adecuado; cuando este llegó, varias personas de la familia del «Rafita» y su entorno, trataron de evitar la detención forcejeando con los agentes e incluso el propio «Rafita» opuso una fuerte resistencia e intentó defenderse a mordiscos, causando lesiones a dos de los policías.

Pues bien, después de todo este esfuerzo colectivo, después de las diez detenciones anteriores, pese a encontrarse en busca y captura, el viernes, 24 horas después de su detención, el magistrado que se ocupó del caso tomó la decisión de ponerlo en libertad. A mí que me lo expliquen y si no me lo quieren explicar a mí, que al fin y al cabo sólo pago mis impuestos, que se lo expliquen en primer lugar a los padres de Sandra y después a los policías que se la jugaron en las nueve detenciones anteriores y en esta última, que se jugaron no sólo la integridad física y hasta la vida -quien mata a una muchacha también puede matar a un policía- sino su propia dignidad, su trabajo, su esfuerzo para el bien de todos. Diez veces detenido y diez veces puesto en libertad.

Se supone que el magistrado que tomó esta última decisión tendrá lógicamente base legal para hacerlo, pero me gustaría que nos lo explicara y que si la libertad del «Rafita» es con la obligación de personarse en el juzgado y no lo hace, que sea el magistrado en persona quien les diga a los policías mirándoles a la cara que vuelvan detenerlo, que lo hagan por enésima vez a ver si en esta ocasión la extraña Justicia decide lo que opina la inmensa mayoría de los ciudadanos, que un tipo como «el Rafita» es un peligro público y que algunas decisiones judiciales causan un verdadero escándalo social. No creo que haya ciudadano justo y benéfico, como nos pedía la Constitución de Cádiz, que entienda ni la condena primera ni las diez puestas en libertad posteriores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído