ESTE DOMINGO SE CONSUMARÁ LA NUEVA AFRENTA A LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

El etarra Rafael Caride, asesino de 21 personas en Hipercor, sale de la cárcel porque dice ahora que está ‘arrepentido’

El etarra Rafael Caride, asesino de 21 personas en Hipercor, sale de la cárcel porque dice ahora que está 'arrepentido'
El asesino etarra Rafael Caride Simón. PD

Te revuelven las tripas sólo de pensar que semejante alimaña andará libre como un pajarito por las calles de España a partir de este 18 de agosto de 2019.

Rafael Caride Simón, natural de Vigo pero asesino de profesión a las órdenes de ETA y condenado en teoría a 790 años de cárcel por matar al menos a 21 inocentes y dejar heridos o mutilados a otros 45, deja definitivamente la prisión este domingo.

Caride sólo ha cumplido 26 años de la larga pena que le impusieron en su día los jueces, por el atentado a Hipercor perpetrado el 19 de junio de 1987 en Barcelona.

Su total libertad no será un gran cambio para el facineroso, que d desde 2017 se encontraba en libertad condicional, después de que el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, aceptara su recurso y acordara medidas de flexibilización en la fase final de ejecución de su pena.

En su auto, el magistrado destacó el avanzado estado de cumplimiento de su condena, su buena conducta penitenciaria y el hecho de que cuente con apoyo familiar y hábitos laborables consolidados. Asimismo, el interno expresó por escrito su renuncia, rechazo y arrepentimiento por los hechos por los que fue condenado.

Además de su supuesta desvinculación a la banda, el comprensivo juez tuvo en cuenta sus posibilidades de realizar actividades en la calle.

Este domingo, el recluso liquidará su condena, y no verá más la cárcel, a la que solo acudía ya a firmar una vez por semana.

Caride es uno de los ‘arrepentidos’ de la banda acogidos en la ‘Vía Nanclares’, y se sumará a la treintena de presos que optaron por este proyecto de reinserción que se encuentran ya en libertad.

Sus últimos diez años de pena estuvo interno en Zaballa (Álava), la antigua Nanclares, a la que fueron trasladados los presos de ETA ‘arrepentidos’, que se acogieron a la vía que lleva el nombre del centro penitenciario.

El asesino etarra Rafel Caride Simón, autor de la masacre de Hipercor.

Rafael Caride Simón, natural de Galicia, se introdujo en los círculos antifranquistas cercanos a Comisiones Obreras y estaba fichado por la Policía, por lo que se trasladó a Euskadi en los años 60 para trabajar en una fábrica, donde se afilió a LAB.

En los años 80 huyó a Francia y se integró en el ‘comando Barcelona’, dirigido liderado por el histórico dirigente de ETA Santiago Arrospide Sarasola, ‘Santi Potros’.

Caride participó, entre otros, en el atentado más sangriento de ETA, el cometido contra en el centro comercial Hipercor de la ciudad condal, donde los terroristas introdujeron un coche en el aparcamiento con un artefacto de 200 kilos de explosivos en el maletero. Fue detenido el 21 de febrero de 1993 en un bar de Toulouse (Francia) y permaneció encarcelado en prisiones francesas hasta que en 2000 fue extraditado a España.

Con la salida de este miserable, solo quedarán pendientes de excarcelación otros tres presos circunscritos a la ‘vía Nanclares’, Kepa Pikabea, Ibon Etxezarreta y Luis María Carrasco, que siguen cumpliendo condena, pero en la actualidad disfrutan de permisos de salida regulares y solo acuden a dormir al centro penitenciario.

Más de treinta reclusos de ETA se acogieron a la ‘vía Nanclares’, entre ellos históricos exdirigentes de la banda, como José Luis Urrusolo Sistiaga, José Luis Álvarez Santacristina, Carmen Guisasola, Juan Manuel Soares Gamboa o Idoia López Riaño alias ‘La Tigresa’.

Con una caradura que espanta y ante la vomitiva tolerancia d elas autoridades, que ni les exigieron colaborar en la resolución de casos pendientes o informar sobre víctimas de ETA desparecidas, estos terroristas decidieron alejarse de la disciplina de ETA para salir libres cuanto antes.

Para ello, dijeron que se alejaban del entorno de la banda, aceptaron la política penitenciaria, se salieron del colectivo de presos, y anunciaron de boquilla que renunciaban a la organización terrorista y al uso de la violencia.

También se han comprometido a reparar a las víctimas mediante el pago de su responsabilidad civil, cosa que ninguno ha hecho, y a colaborar con la Justicia, cosa que tampoco han hecho.

 

 

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído