Rosa Villacastín – El Abanico – Matar al mensajero


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La aparición de Rocío Pérez -la novia del presunto asesino de Marta del Castillo-, en algunos programas de televisión, reabre la polémica sobre la aparición de menores en los medios de comunicación. Un asunto, que si no fuera por la gravedad del tema, dejaría indiferente a muchos de los que estos días se han sumado al carro de las protestas.

Separar el heno de la paja me parece primordial si queremos de verdad evitar que situaciones como estás se vuelvan a repetir. A diferencia del tristemente famoso caso de Alkasser, en este caso ha sido la propia madre quien según parece, mostró interés en acudir a los platos para contar la verdadera historia de su hija. El resto es de todos conocido. Ahora bien, ¿es lógico que una madre quiera lucrarse con una historia como ésta tratándose como se trata de una menor?. Yo creo que no, pero intento ponerme en la piel de esa mujer a quien sus vecinos habían puesto en el ojo del huracán por permitir que un asesino viviera bajo su mismo techo aun a sabiendas de que cuando ella le abrió las puertas de su casa nadie sabía que acabaría cometiendo un crimen.

Eso por una parte, por otra, la posibilidad que han visto de ganar un dinero fácil y de convertirse en protagonista por unas horas de una trágica actualidad. Juzgar a los medios de haber utilizado en beneficio propio la historia de esta muchacha no deja de resultar hipócrita. Mucho más si tenemos en cuenta el interés mediático que despertó la presencia de la menor y de su madre en los platós. La televisión es imagen y fue un medio eficaz para que quedara dilucidado que esa familia nada sabía ni tenía que ver con lo que había ocurrido. Bien es cierto que lo más correcto hubiera sido haber tapado a la menor pero a mí francamente, eso me parece ridículo cuando en su barrio todo el mundo la conoce ya y además estaba con su madre.

Pasemos a la página siguiente: los padres de la asesinada Marta, han empezado su peregrinar por las televisiones expandiendo su dolor y abogando por la implantación de la cadena perpetua. A diferencia de los padres de Mari Luz, la otra niña tristemente famosa y asesinada por un pederasta, los de Marta han tardado en aparecer pero me temo que los vamos a ver bastantes veces. Juzgarles por ello sería lo fácil, pero no seré yo quién lo haga, porque aunque intento ponerme en su lugar, sólo por un momento, no lo consigo. Debe ser tanto su dolor, su angustia, sus ganas de mostrar a la gente la tragedia que están viviendo, y que le puede ocurrir a cualquiera de nosotros, que no encuentran mejor manera de hacerlo que a través de la pequeña pantalla, conscientes de que de esa manera llegarán a los rincones más recónditos del país.

Es lo que tiene nuestra actual sociedad: el dolor se dirime en los tribunales populares de la televisión, se expresa vivamente en los platos y meterse con los periodistas no deja de constituir el recurso fácil de, una vez más, matar al mensajero.

.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído