José Cavero – Sentencia, renovación o retirada del recurso.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Siguen los políticos, particularmente los catalanes, dando vueltas a cómo salir del embrollo en que se encuentra el Tribunal Constitucional sobre la sentencia del Estatut catalán. Todos piensan que la sentencia debió haberse conocido ya hace tiempo, unos temen por su eventual contenido, cuando finalmente se produzca, y otros confían en que puede y debe esperarse una sentencia «seria» y razonable. Es evidente que todas las posibilidades están abiertas, incluida la no sentencia, de la que también se ha hablado en los últimos días.

«No sentencia» por falta de acuerdo interno de los magistrados, o, mucho más improbable todavía, porque el PP, finalmente, acepte la recomendación que le han venido reiterando en los últimos días algunos políticos socialistas, como Carme Chacón y José Montilla. Montilla, en concreto, ha reclamado que el PP retire el recurso y deje de ese modo el camino de la confrontación. Confrontación con Cataluña en su conjunto, cosa que pudiera seguir costando apoyos al PP ante una consulta electoral. Para muchos catalanes, el PP viene siendo un «enemigo irreconciliable»… El argumento es sencillo de apreciar: el propio PP ha dado su aprobación a otros estatutos, posteriores al catalán, en los que prácticamente están copiados algunos de los aspectos más «problemáticos» del catalán. Pero se obstina en mantener el recurso contra el Estatut catalán, lo que muchos interpretan como un anticatalanismo cerrado y obtuso, irracional y claramente discriminatorio.

Pero ahí están las declaraciones de la «dura» Cospedal, reclamando esa sentencia a la que fuerza el recurso «pepero». Cospedal llega a denunciar lo que sospecha que es «una maniobra dilatoria del Gobierno», paralela a una campaña de descrédito contra el Tribunal, y se queja, al mismo tiempo, de que se culpe al PP de todos los problemas. No hay duda de que si el PP retirara ahora mismo el recurso, el pleito habría concluido… Pero los populares insisten en que es el momento de dictar sentencias y no de alargar el proceso…

Por el contrario, los dirigentes socialistas insisten en que ellos han apoyado desde el primer momento un Estatuto que les sigue pareciendo perfecta y plenamente constitucional, y que ahora tiene un final incierto por las discrepancias internas de los magistrados del Tribunal Constitucional.

Las declaraciones efectuadas el pasado lunes en Madrid por el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, han padecido la «competencia mediática» de otra información con protagonistas catalanes, el secuestro de los tres cooperantes de Acción Solidaria, posiblemente por Al Qaeda. De no haber sido por este nuevo punto de preocupación, Montilla hubiera tenido muchos mayores ecos de los que ha obtenido acerca de sus posiciones sobre el Estatut. En todo caso, se señala que Montilla se mostró particularmente respetuoso con el Constitucional, si bien insistió en las cautelas que le sigue suscitando una rebaja del texto: generará un pequeño problema en Cataluña…

No sólo mantiene el recurso. El PP argumenta que la sentencia debiera producirse, en todo caso, con los actuales miembros del TC, es decir, antes de que pudiera procederse a su renovación, si el impasse se mantuviera más tiempo. Con lo cual, el encuentro de Zapatero y Rajoy para facilitar esa renovación de los magistrados que ya han vencido su tiempo de mandato parece quedar aplazado hasta que la sentencia sea una realidad, tarde lo que tarde…

Por lo demás, Montilla dejó otros mensajes en Madrid: acatar la sentencia, sí, pero ni callar ni renunciar al autogobierno que contiene el Estatuto. «Yo no doy por perdida esta batalla», aseguró Montilla, después de haber advertido de que, si cayera el Estatuto, España entera se resentirá. El final de su intervención «descolocó» a más de uno: «Viva la Constitución, viva el Estatut», proclamó. No hay oposición ante ambos términos, sino plena coincidencia, sostiene el president.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído