Carlos Carnicero – Los enredos del Vaticano


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Pareciera que se ha infiltrado un topo en los sutiles mecanismos diplomáticos del Vaticano y que sus finos instrumentos de comunicación se hubieran oxidado de repente. Anuncios contradictorios, quejas, desmentidos…

La pederastia está haciendo mucho más daño a la Iglesia Católica que las siete plagas a los faraones. No se atreven a coger el toro por los cuernos cuando el asunto ha perdido toda capacidad de control porque algunos de estos episodios involucran el pasado del propio Papa de Roma, aunque sea por pasividad o falta de firmeza.

La pederastia alcanza el nivel de máxima perversión cuando quien la ejecuta tiene un ascendiente moral y de magisterio sobre su víctima; si además esa influencia está ligada a la religión, que es esencialmente la sublimación de la incondicionalidad del creyente hacia el credo de su pastor, el juicio no puede ser más severo.

Y la única forma de situar y acabar con todos estos episodios de tensión es alinearse inequívocamente con las víctimas, castigar duramente a los culpables y prometer una vigilancia severa para el futuro.

La comparación de las críticas a estos casos de pederastia con el antisionismo es un arma de ida y vuelta. Tiene razón, en el fondo, quien formuló esa queja. El antisionismo ha sido en la historia un sentimiento de persecución y marginación perverso, origen de la mayor atrocidad protagonizada por el hombre. Pero ahora sirve para evitar cualquier crítica fundada contra la política del estado de Israel convirtiendo en parapeto lo que antes fue una ignominia. El Vaticano, que tanta pasividad administró a la persecución de los judíos por los nazis, aunque sólo fuera por eso, debiera extremar su prudencia en esas formulaciones. Pero además equiparar las críticas que recibe a las que se formulan a Israel -o al menos referidas a la utilización que hace el gobierno y el estado de Israel del antisionismo para pretender impunidad- es un estadio de torpeza porque los casos de pederastia son ciertos y la reacción de la Iglesia tardía y parca. Cuanto antes recuperen la inteligencia y la fienezza en la comunicación antes de cerrará este asunto que está provocando una auténtica sangría en el crédito de la Iglesia de Roma.

Blog: http://www.ccarnicero.com/

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído