Fernando Jáuregui – El hombre que pudo ser jefe del CNI


MADRID, 05 (OTR/PRESS)

El hombre que estuvo a punto de ser el jefe de los servicios secretos españoles acaba de formalizar su candidatura a presidir la autonomía más grande, emblemática y políticamente importante del país, Andalucía. Ese mismo hombre, Luis Planas, va a significar el primer y definitivo test de democracia interna no solamente en el socialismo andaluz, sino en el conjunto del PSOE. Importante e interesante confrontación la de las primarias andaluzas: es donde el principal partido de la oposición se lo juega todo; desde poder volver a aspirar al Gobierno nacional hasta casi la autodisolución o, al menos, quedar como una formación residual.

Prefiero no entrar en los motivos para que haya anunciado tan anticipadamente su renuncia José Antonio Griñán, personaje a quien considero honrado y cabal, pero sometido al fangoso, pestilente, pantano de los ERE, un dilema que no ha sabido resolver. En todo caso, creo que tiene justificación su marcha, aunque no sea más que para facilitar el imprescindible relevo en el conjunto de la política española (y no me refiero, claro está, solamente al PSOE) y marcar el rumbo a seguir a un Alfredo Pérez Rubalcaba que, en cualquier caso, creo que ya ha tomado hace tiempo la decisión de no seguir: a ver cómo y cuándo organiza el actual secretario general del PSOE y líder de la oposición las primarias para sustituirle.

Espero que lo haga de manera más imparcial que Griñán, cuyas preferencias por su «mano derecha», la consejera de Presidencia Susana Díaz, persona del «aparato» y mano de hierro en la poderosa Federación andaluza, son más que evidentes. Menos mal que alguien más ha dado el difícil paso al frente, presentándose como lo que yo considero que es una candidatura independiente. El citado Luis Planas tiene tras sí un extenso «curriculum» nada desdeñable, que pasa por Bruselas, por la embajada en Rabat -no crea usted que se nombra embajador en Marruecos a alguien que no tenga unas muy especiales características, máxime si no es diplomático de carrera- y por haber estado a punto de ser nombrado director del Centro Nacional de Inteligencia, aunque luego el puesto fuese a parar, a través de diversos vericuetos, a manos de un militar prestigioso, el general Félix Sanz Roldán.

Siento inmiscuirme en este tema, pero no puede compararse la trayectoria de uno y otro candidatos a presidir una Comunidad que agrupa a ocho provincias y que ha sido calificada como «el granero de votos de España». Conozco desde hace tiempo a Planas, me constan su prudencia y su capacidad, ya que no su liderazgo ni su brillantez en la exposición. No es hombre «de partido», en la peor acepción, hermética y aprovechada, del concepto «partido». Ni anda proclamándose más de izquierdas que nadie, ni ha pactado jamás acuerdos vergonzosos, aunque es un individuo dialogante. No cuenta con el apoyo «oficial», del que se beneficia la señora Díaz.

Por eso mismo, porque siete de los ocho secretarios provinciales respaldan a la candidata «griñanista», la victoria de Planas en unas primarias sería, a mi entender, un soplo de aire fresco en las cerradas estructuras partidarias. Y marcaría un rumbo a adoptar a otras formaciones, que, entiendo, deberían someterse obligatoriamente a primarias para elegir a sus candidatos a las elecciones generales. Así, algo empezaría a cambiar en las anquilosadas -por decir lo menos– estructuras de la política española.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído