Carmen Tomás – Grecia comienza a mandar señales


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Las autoridades griegas han enviado, al límite del tiempo, sus propuestas, tal y como se comprometieron después de las tensas reuniones mantenidas la semana pasada con sus socios de la zona euro. En principio, parece que las medidas son aceptables, aunque ahora deberán tener el visto bueno de algunos parlamentos, como el alemán. Sin duda, Tsipras ha ganado tiempo, cuatro meses, y algo de dinero para pagos urgentes y para que sus bancos no se vieran con las cajas a cero. No olvidar que en apenas un mes, los griegos han sacado de los bancos un 10 por ciento del PIB, unos 20.000 millones de euros por el miedo a que no se llegara a un acuerdo y se impusiera un corralito. El dinero se ha ido fuera, pero también se ha metido en los colchones por si efectivamente no pudieran sacarlo de los bancos.
En todo caso, el gobierno griego va a tener que fajarse también con los suyos, sus votantes y sus aliados. Algunos ya han empezado a levantar la voz. No le han dado el voto y la confianza a un partido que ahora resulta que va a seguir por el camino marcado por las instituciones europeas y ni rastro de la mayor parte de las promesas mollar que se le habían hecho a los electores griegos.
Mucho se tendrán que fajar Tsipras y Varoufakis en Grecia para convencer. De momento, lo intentan con el lenguaje, aunque se antoja difícil que los griegos se traguen lo intragable. Grecia necesita la financiación de sus socios y de qué manera. El rescate en vigor se termina en unos días y no quedaba más remedio, a pesar de los primeros órdagos y hasta malos modos que han dejado ver las autoridades griegas. Ahora tendrán cuatro meses para demostrar a sus socios que van en serio, que van a cumplir, que van a pagar y entonces ya veremos. Casi nadie se fía a largo plazo. Tendrán la lupa puesta tanto dentro como fuera del país.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído