Cayetano González – Tres presidentes mal educados.


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Tres Presidentes de Comunidades Autónomas -Artur Mas (Cataluña), Iñigo Urkullu (País Vasco) y Uxue Barkos (Navarra)- no han querido asistir a los actos institucionales que con motivo de la Fiesta Nacional de España y presididos por el Rey Felipe VI han tenido lugar este lunes en Madrid. El resto de presidentes de Comunidades Autónomas, bien sean del PP, del PSOE, de Coalición Canaria o del Partido Regionalista de Cantabria si han estado presentes.
Se suele decir que no ofende quien quiere sino quien puede y aunque, efectivamente, a nadie puede extrañar las ausencias de los citados tres presidentes por su inequívoca deriva nacionalista, eso no obsta para decir que la misma constituye un desprecio no sólo hacia el resto de las Comunidades Autónomas que integran España, sino sobre todo a los ciudadanos que las conforman. Y además, es una clarísima falta de respeto para con el Rey Felipe VI, Jefe del Estado del que forman parte, que es quien les había invitado. Pero no, Mas, Urkullu y Barkos han optado por primar su ideología a la cortesía institucional y, en el fondo, a la buena educación.
De sobra saben los tres presidentes citados que ellos son en sus respectivas Comunidades Autónomas, los máximos representantes del Estado, como señala la Constitución y los Estatutos de Autonomía. Pero eso les da igual, porque en el fondo no se sienten representantes de ese Estado del que tanto se aprovechan y al que tan poco sirven. Además hay que tener en cuenta que tanto en Cataluña, como en el País Vasco y en Navarra, hay ciudadanos que se sienten con toda naturalidad plenamente catalanes, vascos, navarros y españoles, y sin embargo sus Presidentes no han sabido ni querido representarlos en un día tan señalado como el de la Fiesta Nacional de España, porque anteponen su propia ideología al respeto a todas las posturas y posicionamientos.
En un mundo cada vez más globalizado, donde las fronteras prácticamente ya no existen, los nacionalismos étnicos que quieren levantar muros entre los pueblos, cada vez tienen menos sentido y están abocados al fracaso. Los nacionalismos tienen una visión estrecha del mundo y por propia naturaleza son egoístas y poco solidarios con el resto. En España, desde la transición política, los nacionalismos vasco y catalán se han aprovechado de todas las ventajas de la joven democracia a cambio de muy poco o nada. El nacionalismo catalán está en pleno desafío secesionista al Estado de Derecho; el vasco se encuentra a la espera de como acabe el proceso en Cataluña y en Navarra, la nueva Presidenta, que lo es gracias a los votos de Bildu, una de las marcas políticas de ETA, en la primera oportunidad que ha tenido ha demostrado su falta de sensibilidad para representa a toda la sociedad navarra en una fecha tan señalada como la Fiesta Nacional de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído