Victor Entrialgo De Castro: » Diario de una cuarentena»

Victor Entrialgo De Castro: " Diario de una cuarentena"

Me paso el día ordenando el campamento y llevando objetos de un lado para el otro de la casa sin llegarlos a utilizar: libros, aparatos electrónicos, pedaletas para hacer gimnasia, medicinas o artilugios médicos. Me pasa lo que a la política española. No me centro.

Aumenta la convivencia con los que ya convivía y echo de menos las cosas tangibles, como la Churri. Y las intangibles, como la Churri y el aire de la mañana, el café de la esquina, los que están presos en otras prisiones, los amigos y hasta el necesario y querido círculo o atrezzo que forman los otros. Se oyen las gaviotas en los patios de vecindad.

Pero como según el refrán no hay mal que por bien no venga, pienso que junto a todos los muchos inconvenientes, algunas enseñanzas y efectos positivos habrá de traer el maldito bicho. Austeridad, serenidad, resistencia en circunstancias dificiles, solidaridad, dentro de nuestro individualismo. Todo aquello que ya recogiera el romano Trogo Pompeyo, como característico de los españoles. «Dura omnia et adstricta parsimonia.» ¿Unidad? eso es más dificil.

Una ligera aproximación a los españoles de la guerra. Nos bombardea la información en vez de la aviación y pediremos aceite, sal o un cargador a los vecinos. Pero a aquellos los sacaron de casa para mandarlos a la guerra y a nosotros solo nos confinan en ellas.

Es una dura prueba, sin duda, sobre todo para los sanitarios, los geriátricos, los que conviven en sus casas con algunos enfermos, situaciones o personas dificiles, pero claro que saldremos a las calles de nuevo, cuando pase este cólera.

Porque sacar, es otra cosa, de casa solo te sacará de verdad, el amor o la muerte. Y será tanto el empeño que ponga, tanta la fuerza que utilice que aunque te agarrares con las manos a los marcos de la puerta un huracán de fuego te arrancará las manos y después te arrancará la puerta.

Y volverás porque siempre se vuelve más hecho, enriquecido para ver los pilares de una casa cuya sombra aún sigue protegiendo tu angustia y tu zozobra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído