Pablo González: «España, la gran empresa»

Pablo González: "España, la gran empresa"

Todas las empresas son importantes, pero estaremos de acuerdo en que la más importante y que todos compartimos en una u otra medida es nuestra nación: España; siguiendo el razonamiento con sentido común, el paso siguiente es pensar que si tenemos una empresa muy importante que es de todos, tendremos que elegir a los mejores entre los mejores, o sea, a las personas más cualificadas teniendo en cuenta: su personalidad, su formación, y su experiencia en la empresa privada, ¿ por qué digo en la empresa privada ? Pues porque es, en general y sin intención de molestar a nadie, donde están los mejores; no me equivoco al comentar que la empresa privada es la que se sostiene a sí misma y además a la empresa pública, o sea, a todos, por lo tanto deben ser muy buenos quienes las dirigen. Explicado esto parece que debería ser en la empresa privada donde hay que buscar los dirigentes públicos españoles, no estaría mal que los partidos políticos, si no los tienen, buscaran en ese sector y pusieran en las listas electorales a continuación del nombre de sus candidatos el cargo que desempeñarían en caso de que ganaran, sería una forma de saber a quién votamos, porque ahora no tenemos ni idea de la persona que se va a sentar en cualquier silla.

Al hilo de lo comentado, deberíamos arreglar también el asunto de las mil y una coaliciones, ¿por qué será? Parece raro, pero todos sabemos la respuesta, en política y solamente en política me llama la atención de que es posible lo siguiente: el que gana puede perder, no parece muy lógico pensando con sentido común ¿no?, el que gana es el ganador, después de realizar elecciones de una vuelta, de dos vueltas o de trescientas vueltas, por poner un ejemplo de los miles que hay el ganador del Premio Nobel es: uno o dos o tres o un grupo, pero si se suman los votos de los segundos con los de los terceros y así hasta que sumen más votos que los primeros, todas las sumas no desbancan al número uno.

Suponiendo que hemos hecho todo lo anterior, si ya tenemos dirigentes buenos y ganan los que tienen más votos, es seguro que no tendríamos que hacer las mismas cuentas por la mañana y por la noche dándonos resultados diferentes; pero como esto no es así tendremos que repasar los pasos realizados, algo hemos hecho mal.
Digo esto porque recuerdo de la infancia que mi madre me decía:

¿has hecho las cuentas? Sí, ¿te salen bien? SÍ. Bueno, pues después de muchos años, con bastante más formación, lógicamente también con mayor experiencia, con muchísimas cuentas muy difíciles hechas y aplicando diferentes métodos, no soy capaz de obtener un resultado fiable de los resultados oficiales relacionados con el Coronavirus. Es lógico también pensar que puedo estar desfasado y por eso no tengo el resultado correcto, en mi época el aprobado de todas las asignaturas se conseguía con: esfuerzo, sacrificio y ¨haciendo los deberes¨; ahora se pretende con sugerencias inadmisibles pasar de curso con asignaturas suspensas, aprobado general, etc., con este modelo de formación para los jóvenes y no tan jóvenes ¿Qué estamos obteniendo y vamos a obtener? Muy fácil, tener el resultado correcto de los datos oficiales que nos han comunicado, es decir, personas capaces de entender y apoyar que lo imposible es posible: hacen la cuadratura del círculo, a continuación se añaden unos redondeos, por la noche se quitan las cifras que no cuadran y de esta forma se obtiene un número parecido al que dieron ayer, que era el que querían que saliera, recuerdo a un profesor mío que a continuación del resultado ponía: c.s.q.d. (como se quería demostrar) .

La solución está dentro de este artículo, gracias por su lectura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído