Victor Entrialgo De Castro: «Un mar de incertidumbre y hastío»

Victor Entrialgo De Castro: "Un mar de incertidumbre y hastío"

Si has resistido la gestión y las mentiras de éste Gobierno de España, puedes con todo. Pero no se puede tener todo. Hay que elegir el Mal Menor. Y asi, de paso, conoces Murcia. Pero para conocer Murcia, debes poder salir de tu provincia y después de tenernos más de ochenta días en globo, ésta gente no sabe aún donde aterrizar.

A diferencia del resto de Europa donde Merkel había anunciado para el 15 de junio la libre circulación; a diferencia de las autoridades italianas y chinas, donde el problema fue mayor y la gestión mejor; a diferencia del mundo entero donde sus dirigentes han aunado al pais entero en su vuelta a la normalidad con medidas y riesgos, éstos chiquiliquatres en los que no confía nadie, la retrasan hasta el 1 de julio, sin explicar las razones.

Éstos a los que, con virus o sin él, les llega a casa un sueldo desorbitado, fase lo que fase, que han dicho a los autónomos que ya habría tiempo de cambiar, siguen repartiendo cargos entre amiguetes, engordando sus pensiones y llenando la piscina de Galapagar.

Éstos que nos han quitado hasta el mar.

Esta panda de boyscouts está acojonada, es fácil de notar, por su huida hacia adelante, por sus actuaciones provocadoras y porque cuando se ponen las cosas feas echan al ruedo a las vacas sagradas:

-Zapatero el caribeño, al que vendrá a buscar Trump cualquier día por su estúpida complicidad con Maduro, y que ni durmiendo deja de causar problemas;

– “Pepe ejque” Bono, pertrechado detrás de los caballos y sus negocios variados, el gran demagogo que, ñoño siempre, hace la pelota a un gobierno indecente, persuadido de que sus simplezas son citas del Catón.

-Otro clon manchego, García Paje, y el tío la Vara, en Extremadura, pesado como su apellido, con su habilidad para cambiar de bando en menos de lo que canta una gallina. Más el portero del Club de alterne, amigo de Avalos, nombrado presidente de Renfe y Pepiño y Montilla, dos inútiles sin titular que no causaron más que problemas al Estado, que defendían rabiosamente la educación pública y llevaban a sus hijos al colegio más caro, al colegio alemán. Éste personal, ¡que no ha inventado nada! lleva cobrando desde hace ¡décadas! una pasta gansa. Hay que acabar con esta lacra de España, que de acabar con el PSOE ya se encargan ellos.

Entre lo mucho que desconoce este gobierno, incluso la Farruquita andaluza, está Fuenteovejuna, la célebre obra de Lope.

¿Quién se cargó al Delegado del Gobierno?
Fuenteovejuna, señor.
Quien hizo cesar al Presidente del Gobierno en su empeño contra la Nación?
Pues el pueblo soberano.
¿Pero Quien?, ¿si no hicimos más que subvencionar y empadronar?
Pues nadie en concreto y todos en general.
Se fue matando él mismo…

Mientras la Nación se pregunta cómo se deshace de estos tiranos, nosotros salimos a romper las fronteras de las malditas autonomias al encuentro de los parientes después de tres meses encerrados, mientras nos viene a la cabeza cómo debió salir de su muy diferente confinamiento Ortega Lara, un mártir de nuestro tiempo.

Éste mar de incertidumbres a la salida del confinamiento, plantea muchas dudas de salud. La primera, ver o no los plenos del parlamento, porque sufrir esa otra pandemia de cínicos e hipócritas, cada vez más nerviosos, es como ir a Cabárceno a ver cómo se ríen las hienas, cómo se comen algunos los cacahuetes o ver a los palmeros reptar para conseguir su nómina. Algo muy peligroso para la cardia y muy poco recomendable para la integridad física y moral. Aparte de los caídos por su negligencia, “los nuevos anormales” van a matar más gente de indignación que el coronavirus.

Pero reconozco que, en este mar de incertidumbres, si se logra contener la indignación el parlamento sirve para ver “cómo no funciona” nuestro sistema de representación, no se hace caso de nuestros mandatos, no se debaten nuestras urgencias y los partidos, algunos más que otros, suplantan la soberanía y solo unos pocos, en nombre de millones de españoles, mantienen la dignidad y el mandato ciudadano frente al virus separatista, comunista y filoterrorista a cuyos chantajes se somete el soberbioso presidente y sus palmeros, con tal de conservar el poder.

Vivimos en un golpe de Estado continuo y mucha gente aún no se ha dado cuenta. Pero es que ahora lo ha dicho el propio Ministro de justicia. Nos están cambiando la Constitución, sin avisarnos!!

El dia que en este mar de incertidumbres, indignación y hastío el pueblo diga Basta ya!, los que sembraron vientos recogerán su tempestad. Y no será seguramente en Moncloa, que plantea más problemas.

Será seguramente un mar de incertidumbre y hastío de miles y miles de personas con cacerola camino de Galapagar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído