Los socialistas elogian a los enemigos de España por votar sus Presupuestos

El PSOE de Sánchez aplaude como ‘valientes y patriotas’ a los diputados del proetarra Otegi y el golpista Junqueras

El concepto de futuro y progreso de Sánchez está en las antípodas de esa España de libertad que defendieron aquellos rectos socialista asesinados por no rendirse ante una banda criminal

El PSOE de Sánchez aplaude como 'valientes y patriotas' a los diputados del proetarra Otegi y el golpista Junqueras
Sánchez (PSOE, Otegi (BILDU) y agentes de la Guardia Civil intentando sacar de la Casa Cuartel a sus hijos heridos en un atentado de ETA. PD

Para Pedro Sánchez, este personaje cuya única motivación es seguir durmiendo en el colchón de La Moncloa el mismo día que mandó comprar cuando urdió una torticera moción de censura contra el popular Mariano Rajoy, el fin justifica los medios.

El drama, la tragedia, la vergüenza es que para sacar adelante las cuentas del Estado, el socialista Sánchez se ha apoyado -a cambio de cesiones- en quienes ni creen en el Estado español ni se sienten concernidos con las instituciones españolas.

Lo que está ocurriendo en España es que un partido que fue clave para apuntalar el régimen del 78 ha cambiado de bando y unido sus fuerzas a quienes pretenden quebrar el régimen del 78. Ni más ni menos.

Con Sánchez, el PSOE ha quebrado el pacto constitucional que consolidó nuestro sistema democrático y ha emprendido un peligrosísimo viaje a ninguna parte con unos compañeros de viaje que representan toda una amenaza para la estabilidad y la convivencia democráticas.

Si los socialistas -y ahí entran sin excepciones desde los ministro a los presidentes autonómicos, pasando por sus periodistas de cámara- son capaces de subir un tuit a la red calificando a los diputados proetarras de Bildu de «valientes» y «patriotas» por apoyar los Presupuestos del Gobierno, el maniobrero Sánchez es un cobarde ‘vendepatrias’, porque el apoyo de los herederos de ETA -lo han dicho ellos- busca romper la España constitucional.

Las palabras de Sánchez son suficientemente explícitas:

«España dice adiós a otro tiempo y avanza decidida a un futuro de progreso. Gracias a todos los que han arrimado el hombro para sacar al país adelante».

Si el presidente del Gobierno considera que de la mano de Bildu y los golpistas de ERC, España avanza «hacia un futuro de progreso», su concepto de futuro y progreso está en las antípodas de esa España de libertad que defendieron aquellos rectos socialista asesinados por no rendirse ante una banda criminal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído