Aiyana Gómez Acosta: «¡Guerra Civl!»

Aiyana Gómez Acosta: "¡Guerra Civl!"

Lamentablemente los últimos años me han llevado al ateísmo político, no creo que ningún partido político vivo sea bueno. En mis días más optimista pienso “vale, igual habrá algún político, en singular, decente por ahí escondido”, pero no creo que este en las altas esferas de la política. Sea bien porque “El poder corrompe”, o a una ley menor derivada de ésta: “Solo a uno de los nuestros”, el caso es que los políticos corruptos de arriba no dejarán subir, si no a uno de los suyos, a modo de clan mafioso. Pero tiene lógica, no quieres a tu lado a uno que tenga una pizca de fibra moral, que te pueda hacer oposición o pueda denunciar tus actos ilícitos.

Me corrijo, ¿quién mejor para hacer que algo ilegal sea legal, más que quien hace la ley? Así hemos visto conceder el perdón a asesinos en pos de una amnistía por la paz, aunque yo creo que, si hubieran puesto en la cárcel a los asesinos, de un bando y otro, se hubiera conseguido no solo la paz, si no justicia. Pero ya eso es agua pasada, cuando a todos los criminales de guerra y posguerra se les han dejado morir de viejos, o con un poco de suerte se los llevará el covid-19, como hizo con Billy el Niño.

Pero dejando aparte este cinismo político, al que me han llevado de la mano todos sus actos, los de los políticos, el panorama actual español es patético y no lo digo por la pandemia. Es una verdad universal que las criticas pueden ser buenas siempre y cuando, aquí viene la pega, éstas sean constructivas. Y si añades al paquete propuestas alternativas inteligentes y a ser posible mejores a las actuales…pues esto ¡no sería España!

Criticar hasta que te quedes azul sin aire, pero no ofrecer ayuda es el trabajo que ha desarrollado toda la vida los famosos “cuñados”, que conste que mi cuñado es un sol y no pierde el tiempo en tales menesteres como la crítica dañina. Esta crítica de cuñado ha llevado a España a que cada cual tire para su lado, y como españoles que somos, en todas direcciones: Independentistas, manifestaciones de los unos y los otros, en plena pandemia, porque se les lleva calentado los cascos a todo el pueblo por dos meses.

Con tanto bulo, rebulo y contrabulo, ya dudo hasta del nombre de mi madre, y se llamaba igual que yo. Me siento como un pollo sin cabeza que no sabe en qué dirección ir, y como él, creo que ninguna dirección iba a mejorar mi situación. Para que hubiera mejoría, todos los políticos: de izquierdas o derechas, del centro y “pa” dentro, todos tendrían que mirar por nuestro bien y no por nuestro voto.

En una barca, si cada uno rema para un lado, pasa lo que pasa y está pasando lo que está pasando, que el pato lo paga los sanitarios. ¡Ala! A perder más de estos para que la gente pueda hacer lo que le salga de los mismísimos. En un futuro no muy lejano, en el 2021, van a ser artículos de lujo, porque pocos nos quedarán vivos. Por cierto, si eres estudiante y no sabes que estudiar para conseguir trabajo, en la crisis económica que nos viene, estudia algo relacionado con la sanidad, pronto necesitaremos sustituir a todas las bajas en el sector. Y aprovecha y vete acumulando material sanitario, para cuando acabes la carrera por si tienes que suministrártelo tú mismo. Aunque, como muchos memes implican jocosamente, lo próximo gordo que pase no será otra pandemia, si no una invasión zombi o extraterrestre.

Coñas aparte, parece que el covid-19, lejos de tomárselo nadie en serio, ha pasado a ser una anécdota, muy por detrás de los memes de las fases, o las manifestaciones de pijos/fachas o perro flautas, elijan el apodo según tu pensamiento político.

Parece que después de que ambos países hayan dejado por ineficaz el sistema Británico/Estadounidense de “lo cogemos todos y así nos inmunizamos” , los españolitos siempre amantes de todo lo que viene del extranjero, hemos decidido contagiarnos en masa y tirar por tierra esos encierros de meses, que en un principio criticábamos que había empezado demasiado tarde, que es verdad, y ahora porque dura demasiado, que no lo es, sí, para la economía, pero no para contener la pandemia, que creo que toca arreglar primero. De hecho, si alguna vez la pandemia hubiera sido la prioridad, hubiéramos cerrado antes, en tiempo y en número de afectados, ¡y ya haría mucho que hubiéramos estado en la fase 5, o ni hubiera hecho falta tantas fases!

Querido lector, entiendo que en muchas cosas estarás de acuerdo con lo que digo, y en muchas no, eso es una de las idiosincrasias de la libertad de pensamiento, pero espero que concuerdes conmigo, que ya tenemos bastante en la lucha contra el covid-19, como para meternos en otra p@+a guerra civil. Por favor, las catástrofes ¡de una en una!

PD: para no caer en aquello que crítico, la crítica como deporte nacional, voy a hacer una crítica constructiva que ofrezca una idea para mejorar: ¡Jo”3r, dejad de pelear los unos con los otros y haced algo útil! Aunque esto solo sea “NO CRITICAR POR CRITICAR”

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído