Bokabulario

Cuando Jomeini era el ídolo de los progres

Cuando se habla de Oriente Medio o de Afganistán, el argumentario progre tiene las mismas frases: «la CIA creó a Osama Bin Laden», «Sadam Husein fue armado por Estados Unidos». Y ya ha zanjado la discusión. ¿Quién recuerda que hace muchos años el ayatolá Jomeini era el ídolo de los progres?

Rosa Montero es, sin duda, una de las mejores columnistas de El País y seguramente una buena persona. A diferencia de otros columnistas, como Manolito Rivas, que sigue creyendo en los cuentos de ogros, Montero ha sido capaz de cambiar de opinión a lo largo de los años ante las circunstancias y los hechos, sin empecinarse en sus prejuicios.

En su columna de ayer Rosa Montero recuerda el entusiasmo con que los progres acogían a Jomeini, un luchador contra el imperialismo occidental y el capitalismo, y su revolución.

En enero de 1979, pocos días antes de que Jomeini volviera a Irán aupado por las masas, entrevisté al ayatolá en su refugio en Francia. Me pareció un viejo borrascoso y pétreo. Para hablar con él tuve que ponerme un pañuelo que no dejara asomar ni siquiera las cejas y mantener todo el rato mi cabeza más baja que la suya. Como Jomeini era un anciano menudo y estaba sentado en el suelo, esto me obligó a hacerle la entrevista prácticamente tumbada sobre la alfombra. Todo lo cual no me hizo demasiada buena impresión, para qué negarlo. Pero cuando regresé y escribí en EL PAÍS sobre esa banda de fanáticos recibí bastantes cartas de protesta de los lectores, porque, por entonces, Jomeini era considerado progresista y revolucionario. Y no se trataba sólo de los lectores de a pie: los especialistas hablaban maravillas de la revolución chií, y luego hemos sabido que los servicios secretos occidentales apoyaron a Jomeini, creyéndolo un fermento democratizador.

Hoy los iraníes vuelven a hacer retumbar las calles con su protesta heroica, como con el sha; pero, al contrario que entonces, ahora los expertos no hacen más que arrugar la nariz y desconfiar de Musaví y de la revuelta. Lo cual debe de ser una buena señal, porque los expertos y los servicios secretos siempre se equivocan.

Que os aproveche.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído