Victor Entrialgo de Castro

El viaje a ninguna parte

El viaje a ninguna parte
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Cuando todo haya terminado, sólo una cosa es segura. Tendremos que ponernos a reconstruir lo roto. En su particular carrera kamikaze hacia ninguna parte, saltando por encima de los escándalos del pujolismo, algunos dirigentes catalanes aceleran traspasando todos los límites de velocidad constitucional y haciendo saltar todos los radares.

En «El Viaje a ninguna parte», película ambientada en los años cuarenta, un grupo de cómicos recorre en carro el país entre el hambre y las ganas de triunfar siguiendo a «D. Arturo». Curiosa coincidencia. Se entrecruzan problemas económicos y familiares. Mas coincidencia.

Pero chocan con que el cine va llegando a las pantallas de las principales ciudades y la gente se desinteresa por el teatro. Basta sustituir el carro por los vuelos en primera clase y aquella hambre por ésta de ahora de «de poder y cargos» y la película es la misma. El final conocido. El teatro que están representando los separatistas tiene un público limitado y ya conocido, y como es malo, ya no interesa a nadie, ni gana nuevos adeptos.

Es evidente, como ha manifestado por fin el Ministro portavoz del Gobierno y ha recordado en su artículo, siempre certera y valiente, Isabel San Sebastián se trata de un golpe de Estado, que lleva siendo preparado desde hace mucho tiempo.

Un golpe planificado y llevado a cabo por parte, -no de Cataluña ni de los catalanes,- que están a lo suyo, vivir y ganarse la vida, sino de un totum revolutum de dirigentes y grupos políticos en el filo de la constitucionalidad mezclados con antisistemas, contrarios no ya a la Constitución sino a Occidente, al mundo entero y yo creo que a ellos mismos, empeñados en huir hacia delante de no saben muy bien qué, pero de muchas cosas diferentes, entre ellas la responsabilidad en la quiebra a que han llevado a Cataluña su particular corrupción y su mala administración.

Por eso ante algo tan grave como un Golpe de Estado es obligado recordar las consecuencias que prevé el ordenamiento. Y lo que dicen las leyes españolas vigentes, en este caso el C.Penal, es que cometerían delito de «Sedición», los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes,- o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.-

Huelga decir, que si en el golpe de Estado de Tejero, España no fue responsable, en el de Mas y Puigdemont, Cataluña tampoco lo es. Nadie sabe como terminará este Viaje a ninguna parte. En la pelicula, Carlos, interpretado por Jose Sacristán, va siendo abandonado por sus compañeros y obligado a labrarse un futuro en la capital.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído