Raloch

¿Bolsa sin Patria o Patria sin Bolsa?

¿Bolsa sin Patria o Patria sin Bolsa?
dios dinero

Asistimos desde hace algún tiempo a que diversos grupos nos ofrecen sus ocurrencias (perdón sus ideas), para frenar el secesionismo catalán. En cierto modo parece que estamos en una feria de pueblo, en la que los charlatanes de los puestos compiten en quien ofrece algo más original, para atraerse a los viandantes.

Unos piden una quita de la deuda catalana. Magnífico, gastan lo que quieren, en lo que les da la gana, con frecuencia para financiar sus ideales secesionistas, desatendiendo necesidades sociales básicas (los que lo deciden tienen un patrimonio suficiente para que eso no les preocupe), y lo pagamos todos los españoles. ¿Por qué no piden una quita de la deuda para todas y cada una de las comunidades?

Últimamente, en base a la denominada Declaración de Barcelona, un grupo propone aumentar en un 70 % la inversión en infraestructuras catalanas. En principio nada que objetar, porque supongo (no leí el documento completo) que también pedirán ese incremento para todas las comunidades. Es más presuponiendo su sentido de la justicia y equidad (no creo que sea oportunismo), pedirán unos incrementos mayores para otras comunidades mucho más deficitarias en todo que la catalana.

A mis dos contraofertas dirán que es imposible, que el Estado no lo aguantaría. Cierto, pero creo que la Constitución en diversos artículos recoge ideas tales como solidaridad entre nacionalidades y regiones, libertad e igualdad entre los individuos y grupos, que las comunidades autónomas en materia financiera a actuarán de acuerdo con el principio (entre otros) de solidaridad entre todos los españoles, etc.

Por otra parte, si mal no tengo entendido, el despegue económico de Cataluña comenzó en la segunda mitad del S. XIX con la industria textil. Pero los catalanes, como los paños ingleses eran de mayor calidad y más baratos que los suyos, lograron que el Gobierno les impusiese el arancel suficiente para qué a los españoles no les quedase más opción en vez de comprar bueno y barato, comprasen malo y más caro. El despegue económico catalán lo pagamos todos los españolitos. Y hay que aguantar eso de España nos roba.

Se puede proponer hacer algo serio, continuar persiguiendo judicialmente todos aquellos gastos independentistas ilegales, y que los responsables respondan, ¡pero ya!, con su patrimonio de los mismos. Eso les dolerá.
Los verdaderos patriotas se juegan todo por sus ideas, hasta su vida. Aquí no vamos a pedirles tanto. Pero es cierto que en cuanto han vislumbrado la posibilidad real, de que tengan que responder con sus bienes de sus gastos ilegales, en nombre de su añorado Estado Catalán, ha empezado la sangría de los que se pasan a segunda fila y discretamente se desentienden del tema. Hace unos días, uno de los más prominentes independentistas catalanes comentaba asombrado, ¡cómo van a intervenir mi patrimonio!, ¡si tengo dos hijos de cuatro y dos años!

Está visto que los patriotas catalanes prefieren «Bolsa sin Patria» a «Patria sin Bolsa». Mis respetos y solidaridad a los catalanes no secesionistas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído