ANÁLISIS

La Unión Europea no se traga el cuento del ‘okupa’ Pedro Sánchez

La Unión Europea no se traga el cuento del 'okupa' Pedro Sánchez
Union Europea. EP

Nadia Calviño se presentaba como la gran esperanza de España ante la Unión Europea. Incluso, a pesar de estar enmarcada dentro del Gobierno desastre de Pedro Sánchez. No obstante, lo cierto es que la última reunión que ha tenido en Bruselas deja enormes dudas sobre la confianza comunitaria en la viabilidad económica de España.

Cataluña es una preocupación económica que lastra tanto la confianza de los inversores como el propio desarrollo de nuestro Producto Interior Bruto.

Pasan los meses y la operación diálogo que ha diseñado el Ejecutivo no sirve de nada, salvo para espolear, más si cabe, las ansias independentistas de los sectores más radicales.

Algo que, obviamente, no beneficia en absoluto la proyección de nuestros números, como de hecho han advertido numerosos organismos internacionales. Entre ellos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) que ha reducido la previsión de crecimiento para España y pide un ajuste fiscal. No hay que olvidar que Bruselas le exige al Gobierno unos ajustes adicionales de 15.000 millones de euros.

El Ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez, lejos de cuidar el control de gasto, apuesta por seguir regalando prebendas a nacionalistas vascos, independentistas catalanes y comunistas de Podemos. Para sufragar el dispendio, están obligados a subir los impuestos.

Algo que tampoco convence a Europa y que ha criticado la CEOE, conscientes de que el exiguo gobierno socialista carece de los apoyos necesarios para aplicar esas medidas.

Medidas que, por otra parte, serían el frenazo definitivo a una recuperación económica que, de mantener el ritmo que llevaba con el Partido Popular, habría llegado a los 20 millones de puestos de trabajo en 2020 gracias a la reforma laboral de Fátima Báñez.

Una reforma que impulsó el empleo -agente principal del milagro español durante los últimos años- y que, de subir los impuestos para pagar los distintos desmanes, atacarían directamente a nuestra viabilidad económica.

Es normal, por tanto, que en Europa no se crean el cuento económico que trata de venderles Pedro Sánchez.

Por mucho que Nadia Calviño insista en que «el concepto de inestabilidad política es muy relativo», lo cierto es que inquieta, y mucho. Una pena que una ministra de Economía tan competente tenga que estar supeditada a un Gobierno tan irresponsable, ineficaz y, por momentos, kamikaze.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído