Análisis

Victor Entrialgo De Castro:»De Cemento»

Victor Entrialgo De Castro:"De Cemento"

Cara, morro, descaro, fulero, atrevido, sinvergüenza, jeta, carota, narcisista y dicen que hasta falsario ¿ puede España acostumbrarse a un presidente de Gobierno que ha sido adjetivado así por toda la prensa y la no prensa del país ?

Prometió que convocaría elecciones, que iría al Senado, que solucionaría con su famoso «diálogo» el tema catalán, restauraría la decencia y no admitiría en su gobierno al que tuviese sociedades instrumentales para evadir impuestos.

Pero no se habia sentado aún a trabajar cuando cogió un Falcone a Castellón para un concierto con la churri, hija de papá, nombrada «subvencionada oficial consorte» nada más llegar. Luego se fue a Canadá, a hacerse una foto con Trump y a Hispanoamérica y estamos esperando saber a qué, salvo que todos aprovechasen su debilidad en contra de los intereses generales de su pais. Luego, por semana, el «Presidente posturas» se escapa al aniversario de Saramago no por su escritura, que desconoce, sino por su militancia, no tiene otro escritor más a mano y otro dia, vestido de traje y corbata va a la riada de Mallorca a besar ancianistas con metros de barro sobre sus zapatos de charol mientras Rafa Nadal limpiaba con el escobón. Por último en la fiesta de la Hispanidad a la pareja les traiciona el subconsciente y pretenden otro besamanos como si fueran los Reyes, al dia siguiente de que el parlamento catalán reprobara al Jefe del Estado. Su mujer presente en el besamanos del meme y ausente del desfile, parece estar siempre en el sitio equivocado.

El dia anterior habia metido en la Moncloa a quien trabaja por la destrucción de la unidad nacional y la Monarquia constitucional. A los caras y a los comunistas les da todo igual con tal de conseguir el poder. Échame trigo y llámame gorrión. Pero el pueblo que conserva la soberania y la dignidad, no puede acostumbrarse a pensar lo que le diga éste o el otro partido, sino por si mismo.

Y si éste fuera un pueblo digno aunque rodeado de sanguijuelas esperando chupar la sangre de un país debilitado por sus enemigos, si aún le quedaran fuerzas ejercería la presión suficiente para que algunos de sus gobernantes saliesen de la vida pública por donde el humo. Y si quienes deben ir a la cabeza no se ponen, saldrán con ellos.

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria y con ella la construcción, este señor cuya última trayectoria hemos visto todos, se quedó con todo el cemento para su cara. Con él subió al gobierno. Y ahora un presupuesto de programa electoral.

Pero también tenemos que plantearnos ¿qué clase de oposición es la que tenemos, que no logra unirse para echar del gobierno a un impostor? ¿Hay alguien en nuestra amenazada vida pública que esté anteponiendo el interés general al de los partidos? Alguien busca salvaguardar la democracia por encima de la partitocracia y su representación, que no la nuestra?

Los españoles tienen que salir a la calle ya a pedir elecciones.

¿Se acuerdan las potencias extranjeras que pagaron toda aquella manipulación de Sol antes del chalet de Galapagar? Si, sí, de cemento, como la cara del Sr. Presidente.

BASTA YA!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído