ANÁLISIS

Santiago López Castillo: «Los Santos Inocentes»

Santiago López Castillo: "Los Santos Inocentes"
El presidente de la República Popular China, Xi Jinping. EP

La casposa izquierda no para de echar leña al fuego. Luego culpa a la derecha extrema que es combustión para todo. Estaban los cerriles siguiendo el libro de ruta que conduce a la tercera, la cuarta, la quinta y la sexta, mambo, cuando el Rey emérito se encontró por el camino al heredero de Dubai que había ido a despedir a Alonso de la Formula I. Tiempo les ha faltado a los marxistas-leninistas para montar la parda. Garzón, el iletrado, el otro es el prevaricador, y Pablo Iglesias han hecho un dueto que ríase usted de Vevo Vocal. Y eso que sus simpatizantes y hasta algunos de sus familiares se deberían hacerse mirar algunos sangrientos acontecimientos terroristas. Irán, Cuba, Corea del Norte, China, Venezuela, Nicaragua…, sin contar los millones de crímenes que perpetraron los comunistas.

Pero el malo es Don Juan Carlos, follador a calzón quitado, y algún episodio he compartido con él, en las coordenadas de la aviación, lo que hace la envidia. Pero como aquí no se respeta nada, pues ancha es Castilla. Se exige para sí lo que se recrimina para la oposición. La libertad de expresión es potestad exclusiva de la izquierda. Suya es la democracia. La que mancilla los valores humanos, los patrios, la libertad individual no, anulada por el comunismo.

– ¿Cuántos van a besar la mano del chino mandarín?

Los que les salgan de los cojones. Los chinos nos invaden. Cierto. Muy educadamente. Les compro. Para el nene y la nena, y para mis perros y gatos.

Pero Jamal Kahshogoguig fue el colaboracionista del periodista asesinado en Turquía. Troceado en carnes. Pero, no se olvide, cuántos asesinos sin salir de España – concretamente en Píoz, Guadalajara- han guillotinado ángeles y arcángeles y todos los coros celestiales. Este país se ha vuelto loco. Sin llegar a acontecimientos sangrientos, se queman la bandera y el retrato del Rey, se abuchea el himno nacional, se profanan tumbas y cuatro guarronas se sacan sus elefantiásicas tetas en la catedral del reino. Y no pasa nada. Al quite están las Otero para dar barniz y color al retro-progresismo con esa panda de taraos que son el Gran Gyogyomin, Willy Toledo y el lelo de Jordi Ébole, de los que dicen que hacen televisión, y tú puta.

España es el único país del mundo en que esta prohibido el idioma, sus símbolos, se limpian los mocos con la enseña nacional y a cagar, que es la libertad de expresión. Usted creía que a los perdedores se les asesina y a los desahuciados se les olvida y probablemente se les entierra. Craso error. A lo mejor, de aquí a cien años, se averigua que hay sueños ciertos y verdaderos; tanto como la sonrisa de un niño o como el rictus de amargura de quienes se hundieron por avaricia. Por suponer que valía todo y que todo el monte era orégano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído