ANÁLISIS

‘CorruPSOE’: El juicio de los ERE es el epílogo del régimen socialista en Andalucía

'CorruPSOE': El juicio de los ERE es el epílogo del régimen socialista en Andalucía
Antonio Griñán, Manuel Chaves y Gaspar Zarrías, en el banquillo de los acusados. EF

El juicio al mayor escándalo de corrupción de la democracia quedó este 17 de diciembre de 2018 visto para sentencia (Manuel Chaves tiene la caradura de decir que el juicio de los ERE por corrupción ha sido ‘una experiencia vital’).

Después de 152 sesiones a lo largo de un año en el que el tribunal ha escuchado a más de 120 testigos, nueve peritos y los 21 ex altos cargos de la Junta acusados, el caso de los ERE se ha convertido, a la vista de las negociaciones entre PP y Ciudadanos para formar gobierno en Andalucía, en el epílogo del régimen larvado por el PSOE durante 36 años de poder omnímodo (Corrupción en el PSOE: La Fiscalía pide 6 años de cárcel para Griñán e inhabilitación para Chaves).

Ni siquiera le ha valido a esta formación la artimaña de Susana Díaz de adelantar los comicios para evitar el desgaste por una eventual sentencia condenatoria. La realidad es que, pese al empeño de los ex presidentes Chaves y Griñán en eludir su responsabilidad, durante el proceso ha quedado probado el procedimiento opaco e ilegal amparado por la Junta para repartir unos 850 millones de euros durante una década a trabajadores de empresas en crisis.

Ahora, pese a la dilación de seis o siete meses en dictar sentencia -tal como anunció el propio tribunal-, cabe esperar que se haga justicia frente al entramado paradigmático de la arbitrariedad con la que el socialismo gestionó el erario.

La Fiscalía mantiene una petición de condena para Griñán de seis años de prisión por malversación y 30 de inhabilitación por prevaricación; y para Chaves, que definió su paso por el banquillo de los acusados como una «experiencia vital», de 10 años de inhabilitación por prevaricación.

En concreto, los fiscales apuntaron que los ex altos cargos enjuiciados «tomaron la decisión consciente de no querer ver más», lo que, a su juicio, dio lugar a «un daño efectivo, real y cuantitativamente muy importante».

Todos los acusados -incluido el ex director de Trabajo Francisco Javier Guerrero, señalado como principal responsable- han descargado su responsabilidad en el resto. Sin embargo, resultó especialmente relevante el testimonio de la ex asesora de Empleo María José Rofa, considerada la testigo clave, al revelar que los expedientes estaban incompletos, ninguno de ellos tenía memoria justificativa ni solicitud y en muchos de los mismos solo había fotocopias o notas de reuniones.

Una vez terminado el juicio, hay que valorar el trabajo riguroso del tribunal ante la prolijidad de un proceso que ha implicado el trasiego de funcionarios, técnicos y cargos intermedios.

Pese a su complejidad, la pieza política del caso ERE ha acreditado el fraude en la concesión de ayudas sin más sustento legal o justificación que la decisión personal de un cargo público concreto para beneficiar a empresas vinculadas, directa o indirectamente, a los socialistas.

Cuando hace un año arrancó el juicio, el PSOE mantenía incólume su dominio en Andalucía. Ahora es el PP, que promovió la acusación en los ERE, el que está a punto de abrir la puerta de San Telmo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído